Público
Público

Ammaniti dice que viendo lo que pasa con Berlusconi " creo que soy muy realista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor romano Niccolò Ammaniti, considerado la gran figura literaria italiana de su generación, mantiene que todo lo que ha acontecido en su país en los últimos años lo ha convertido en un escritor "muy realista y minimalista" por el hecho de que "la realidad ha superado a la ficción".

Ammaniti ha presentado hoy en Barcelona su penúltima novela, "Que empiece la fiesta", publicada por Anagrama en castellano y Angle en catalán, una sátira en la que plasma con humor los vicios y las pocas virtudes de la sociedad actual a través de "la fiesta del siglo" que organiza un rico constructor romano en Villa Ada.

Cocineros búlgaros, cirujanos estéticos, actrices, futbolistas, tigres, elefantes, sectas satánicas y un escritor llamado Fabrizio Ciba -el Mister Hyde que Ammaniti lleva dentro- protagonizan esta obra de personajes superficiales, grotescos y sólo preocupados por su imagen y su fama, con un final apocalíptico, donde nada ocurrirá como estaba previsto.

Si hace un par de años el autor de "No tengo miedo" había asegurado que este relato era una fotografía deformada de Italia, hoy ha sostenido que, por todo lo acontecido últimamente, la imagen no le parece tan deformada y "viendo las fiestas que organizaba Berlusconi, creo que soy un escritor muy realista y minimalista".

A pesar de ello, ha indicado que "es más fácil hacer sátira en Suecia, donde todo funciona bien, que en Italia, donde cuando uno ve a los políticos y a sus imitadores se da cuenta de que el personaje real es más divertido que el que lo imita".

Aunque la acción de la novela transcurre en pleno centro de Roma y con personajes muy italianos, Niccolò Ammaniti defiende que puede ser entendida en todo el mundo, porque "el tema del miedo a dejar de estar bajo los focos, de dejar de tener éxito o de querer ser lo que no somos es algo no únicamente italiano".

Preguntado por su relación con Roma, donde nació hace 45 años, el novelista señala que es el "centro del poder", una ciudad "muy cansada y difícil", en la que de vez en cuando deberían pasar aviones que lanzaran tranquilizantes sobre la población, aunque, a la vez, también es un lugar con "un gran espíritu bromista".

Es por este motivo, agrega, que la acción de esta historia "no hubiera funcionado igual si hubiera sucedido en Milán o en Turín".

Tras una accidentada llegada a Barcelona, puesto que Ammaniti salió de su casa ayer por la tarde para coger el avión con el pasaporte de su mujer y un documento de identificación caducado con el que no pudo acceder al vuelo para el que tenía el billete, también ha explicado su trabajo como guionista de su última novela "Yo y tú", todavía no publicada en España, y que Bernardo Bertolucci adaptará para el cine.

Entiende que es "muy emocionante" trabajar con el cineasta y ha comentado que durante la preparación del guión, "de repente, Bertolucci se para y empieza a contar su vida y cómo a los 31 años rodó 'El último tango en París' con Marlon Brando o cómo grabó 'El último emperador' en la Ciudad Prohibida".

En esos momentos, confiesa Ammaniti, "uno se da cuenta de que todo lo que ha hecho es muy pequeñito".

A pesar de la modestia y de aseverar que nunca le ha interesado contar su realidad porque "es muy poco interesante", Ammaniti ha recibido los premios literarios más prestigiosos de su país como el Strega y el Viareggio, es allí uno de los autores más leídos y tiene obras traducidas a 44 lenguas.

Próximamente, Anagrama tiene previsto recuperar y publicar "Te llevaré conmigo" y "No tengo miedo" y, más adelante, "Yo y tú", cuyo rodaje se iniciará en otoño.