Público
Público

Amnistía Internacional pide levantar la ley marcial en el sur de Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy al Gobierno de Filipinas que desmantele los grupos paramilitares al servicio de familias poderosas y revoque la ley marcial en Maguindanao, provincia en la que las tropas buscan a los partidarios del clan que asesinó a 57 personas hace dos semanas.

La organización de defensa de los derechos humanos denunció que más de dos mil civiles han huido de Maguindanao desde el despliegue de fuerzas de seguridad y la entrada en vigor de la ley marcial, el pasado sábado.

"La población está aterrorizada con la ley marcial, puesto que la asocian con los terribles abusos cometidos por los soldados en la década de los setenta", durante la dictadura de Ferdinand Marcos, indicó Amnistía Internacional en un comunicado.

Un equipo de la organización visitó Maguindanao el pasado fin de semana para evaluar la situación en la provincia, donde las fuerzas de seguridad han detenido desde el pasado sábado, al a menos 80 personas supuestamente implicadas en la matanza organizada por el clan de los Ampatuan.

El mando del Ejército filipino han advertido de que más de 3.000 mercenarios del clan de los Ampatuan, sospechoso de la matanza de 57 personas, siguen en libertad en esta provincia del sur de la isla de Mindanao.

La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, declaró la ley marcial para desbaratar la rebelión urdida por el clan Ampatuan en respuesta a la detención de varios miembros de la familia.

Entre los detenidos figuran el patriarca, Andal Ampatuan, y su hijo Zaldy, gobernador de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán, así como dos de sus hermanos.

Andal y Zaldy Ampatuan serán acusados en las próximas horas de haber planeado una revuelta contra el Estado, confirmó la ministra de Justicia, Agnes Devanadera.

Por primera vez desde que Filipinas recuperó la democracia en 1986 tras la dictadura de Marcos, el Gobierno suspendió las libertades civiles en Maguindanao para poder detener a sospechosos sin una orden judicial, una medida que puede mantener durante un máximo de 60 días.

Hace dos semanas, un centenar de hombres armados supuestamente capitaneados por Andal Ampatuan hijo. secuestró a unos 60 civiles cuando se dirigían a formalizar la candidatura a gobernador de Maguindanao de Ismail Mangudadatu, enemigo acérrimo del clan.

Los militares que salieron en su persecución descubrieron fosas comunes con 57 cadáveres, incluidos de personas decapitadas o mutiladas, mujeres con señales de haber sido violadas antes de ser asesinadas, y 30 periodistas de medios locales.

El hijo del gobernador se entregó cuatro días después y luego fue formalmente acusado de los asesinatos cuando los fiscales recabaron los testimonios de al menos 10 personas que le vieron al frente de los secuestradores.

Sin embargo, la poderosa familia Ampatuan, hasta ahora aliada política de la presidenta filipina, insiste en su inocencia.