Público
Público

Amnistía Internacional pide a Tailandia que derogue el estado de excepción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Amnistía Internacional (AI) instó hoy al Gobierno tailandés a levantar el estado de excepción y a garantizar la imparcialidad e independencia de la comisión creada para investigar la reciente ola de violencia que causó 89 muertos.

El Ejecutivo del primer ministro, Abhisit Vejajiva, prolongó esta semana y hasta el 7 de julio el estado de excepción declarado hace más de dos meses en Bangkok y una veintena de provincias del noreste y norte debido a las protestas de los manifestantes conocidos como los "camisas rojas".

En un comunicado, el grupo comprometido con la defensa de los Derechos Humanos, advirtió de que el decreto confiere "vagos y excesivos poderes" a las autoridades, entre estos limitar la libertad de expresión.

Desde que entró en vigor el estado de excepción, unas 1.500 páginas web han sido bloqueadas, al menos cuatro revistas prohibidas, y cerradas una decena de emisoras de radio, así como el canal de televisión afín a los "camisas rojas".

La medida autoriza el arresto de sospechosos durante 30 días sin que contra estos se haya presentado una acusación formal.

El gobierno ha admitido que permanecen detenidas cerca de 400 personas relacionadas con las protestas y disturbios ocurridos el pasado mayo, entre ellas 21 que formaron parte de la plana mayor del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura.

Vejjajiva, líder del Partido Demócrata, ha puesto al frente de la comisión de investigación al ex fiscal general del Estado, Khanit Na Nakhon, quien partir del próximo lunes comenzará a interrogar a los principales cabecillas de las protestas.

En declaraciones a la prensa local, el ex fiscal general señaló que el cometido de la comisión no es atribuir responsabilidades a los manifestantes o a las autoridades, sino arrojar luz sobre los episodios de violencia.

"La investigación debe ser imparcial, incluida la de los abusos de los derechos humanos cometidos por las dos partes", apuntó Amnistía Internacional.

La violencia relacionada con las protestas surgió el pasado 10 de abril y agudizó el 19 de mayo después de que las tropas asaltaran el campamento fortificado que los "camisas rojas" montaron el corazón comercial de la capital tailandesa.

El gobierno asegura que autorizó a las fuerzas de seguridad el empleo de munición real únicamente en defensa propia.

Más de 1.800 personas resultaron heridas durante los dos meses de manifestaciones comenzaron con la concentración en Bangkok, el pasado 14 de marzo, de unos 100.000 seguidores antigubernamentales.

A principios de abril, los manifestantes ocuparon el corazón comercial de Bangkok y, tras varios intentos de negociación estériles, el Gobierno ordenó al Ejército desalojarlos y detener a los cabecillas el 19 de mayo.

El primer ministro tailandés defendió el fin de semana pasado la continuidad por un tiempo más del estado de excepción en Bangkok y partes de las provincias adyacentes, vigente desde el 7 de abril.

Tailandia atraviesa una profunda crisis política desde el golpe de Estado militar de 2006, que depuso a Shinawatra cuando llevaba cinco años de mandato.

El multimillonario Shinawatra dirige ahora desde el exilio las acciones del Puea Thai y el Frente Unido, fundados por sus aliados.