Público
Público

Amnistía pide el fin del acoso a los disidentes en Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Amnistía Internacional pidió el miércoles a Cuba que excarcele a 53 presos de conciencia, deje de acosar a los disidentes, y desmonte su "maquinaria represiva" para avanzar en el campo de los derechos humanos.

El grupo con sede en Londres dijo en su informe "Restricciones a la libertad de expresión en Cuba" que la isla tiene un sistema legal represivo que ha creado una atmósfera de miedo entre disidentes, periodistas y otros activistas.

"La liberación de todos los presos de conciencia y el fin del acoso a los disidentes son medidas que el Gobierno cubano debe tomar de forma inmediata e incondicional", dijo Kerrie Howard, directora adjunta de Amnistía Internacional para las Américas, en un comunicado.

"Sin embargo, para honrar su compromiso con los derechos humanos, Cuba debe además desmantelar la maquinaria represiva construida durante décadas e implementar las reformas necesarias para que los derechos humanos sean una realidad para los cubanos", añadió.

Las críticas internacionales sobre los derechos humanos en Cuba arreciaron tras la muerte en febrero del preso Orlando Zapata, después de 85 días en huelga de hambre para reclamar mejores condiciones de detención.

Estados Unidos y el Parlamento Europeo criticaron también el hostigamiento de simpatizantes del Gobierno a las Damas de Blanco, un grupo de esposas y madres de disidentes presos que realizan marchas pacíficas por la capital.

Las autoridades comunistas de Cuba ven a los disidentes como mercenarios reclutados por su enemigo Estados Unidos para tratar de desestabilizar su sistema socialista.

Cuba rechaza las críticas sobre derechos humanos como una injerencia en sus asuntos domésticos.

Grupos de derechos humanos calculan que hay alrededor de 190 disidentes presos en Cuba. Amnistía Internacional dice que al menos 53 de ellos son "presos de conciencia", es decir personas encarceladas por expresar pacíficamente sus ideas.

Una síntesis del informe de Amnistía no menciona el diálogo entablado en mayo por el presidente Raúl Castro y la Iglesia Católica, que condujo a la excarcelación de un preso político y discretas mejoras en las condiciones de otra docena.

El Gobierno frenó el hostigamiento a las Damas de Blanco, y la Iglesia Católica espera más excarcelaciones como resultado del diálogo.

Amnistía criticó figuras legales como "peligrosidad predelictiva", "desacato a la autoridad", y delitos contra la independencia por los que han sido procesados varios disidentes cubanos.

"Las leyes son tan vagas que casi cualquier acto de disidencia puede ser considerado criminal de alguna forma, haciendo muy difícil que los activistas hablen contra el Gobierno", dijo Howard.

Disidentes han sido acusados recientemente de peleas familiares o compra de cemento en el mercado negro, como le ocurrió al opositor Darsi Ferrer, excarcelado la semana pasada tras 11 meses de prisión.