Publicado: 25.11.2014 10:35 |Actualizado: 25.11.2014 10:35

Ana Botín remodela la cúpula del Santander y elige un nuevo 'número dos' del banco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Menos de tres meses después de asumir la presidencia del mayor banco de la eurozona, tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín, la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín ha realizado una profunda remodelación de la cúpula de la entidad, que incluye el nombramiento de un nuevo consejero delegado, la renovación parcial del consejo y la promoción de directivos de su confianza. "Los cambios obedecen claramente a la intención de la nueva presidenta del banco de formar su propio equipo de confianza", dijo una fuente con conocimiento de los cambios.

El banco ha nombrado nuevo consejero delegado a José Antonio Álvarez, que en los últimos 10 años ha sido director general del Banco responsable de la división de Gestión Financiera y Relaciones con Inversore, en sustitución de Javier Marín, que había accedido al cargo de consejero delegado a finales de abril de 2013 tras la marcha de Alfredo Sáenz.

El nombramiento hace año y medio había sido tomado con el respaldo del fallecido Emilio Botín y en principio se había planteado como parte de la transición que había ido implementado el banco para facilitar la transición a Ana Botín. Pero banqueros consultados recientemente ya consideraban que la máxima ejecutiva del Santander tenía intención de remodelar la cúpula directiva del banco en los puestos más altos para arroparse de su propio equipo. Fuentes financieras han explicado que desde ahora y hasta enero, cuando será efectiva la sustitución, se decidirá si la salida de Javier Marín (que ahora tiene 48 años) se materializará en forma de prejubilación. Así pues, no se descarta que el todavía consejero delegado pueda representar al banco en algún consejo, sin un puesto ejecutivo, o bien que la salida sea una "desvinculación total". Las fuentes han enfatizado que el relevo se ha producido de "mutuo acuerdo".

Según fuentes de la entidad española, si el consejero delegado saliente optara por la prejubilación, a la que tiene derecho como alto directivo, le podrían corresponder algo más de 13,5 millones de euros. Además, Marín tiene una pensión acumulada de 4,34 millones durante los más de 20 años que lleva en el grupo.

En un comunicado, la presidenta agradece a Marín por la gran labor que ha desarrollado durante veintitrés años en el banco y "muy especialmente" durante su etapa como consejero delegado. "En los dos últimos años ha liderado la transformación comercial del grupo hacia un modelo de gestión más innovador, con foco en la segmentación y satisfacción de los clientes y mejorando al mismo tiempo la rentabilidad y eficiencia", ha añadido.

En una carta a empleados, Ana Botín destacó que con los cambios introducidos se comenzaba una "nueva etapa" al tiempo que destacó la gran experiencia de Álvarez: "Nadie conoce mejor que José Antonio nuestro negocio, nuestros equipos e inversores (...) destacando sobre todo por su rigor y transparencia".

Pero a renglón seguido, el banco destaca la labor del nuevo consejero delegado, José Antonio Álvarez, como director financiero durante la última década, "ampliamente reconocida en el mercado internacional por su rigor y transparencia". Además, la presidenta insiste en que su visión es crear "un banco sencillo, personal y transparente" tanto para los empleados de la entidad como para los clientes y la sociedad en su conjunto.

Adicionalmente, Bruce Carnegie-Brown, procedente de Santander UK, es nombrado vicepresidente primero de la entidad y lead independent director (una especie de responsable independiente del consejo que algunos bancos han empezado a crear con la idea de profundizar y dar transparencia a las cuentas en un momento de alarma social tras la crisis financiera y los recientes escándalos). Carnegie-Brown, de 54 años, es un íntimo conocido de la presidenta durante su etapa como mandataria de la división británica del banco.

Rodrigo Echenique, consejero externo de la entidad, ha sido designado también vicepresidente. En la actualidad es presidente de Vocento y presidente no ejecutivo de NH Hoteles .

Paralelamente, José García Cantera, hasta ahora director general de la división de Santander Global Banking & Markets (y en su día consejero delegado de Banesto y mano derecha de Ana Botín en esa entidad), sustituirá a José Antonio Álvarez como director general de la división de Gestión Financiera y Relaciones con Inversores. Jacques Ripoll, responsable de banca mayorista global en Santander UK, sustituirá a su vez a José García Cantera.

Ana Patriocia Botín aprovechó la ocasión para realizar cambios en un consejo de administración cuya edad media alcanzaba los 65 años y muy afín a los modos de gestión de su padre. Así,  se produce la salida del consejo de administración de dos de los hombres de confianza del fallecido Emilio Botín: el veterano Fernando de Asúa, de 82 años, consejero del banco desde 1999 y considerado mano derecha de "Don Emilio"; y el exministro Abel Matutes, el magnate ibicenco del turismo de 73 años. Son sustituidos por los consejeros independientes Sol Daurella (la presidenta ejecutiva de Coca Cola Iberian Partners y que hasta la semana pasada formó parte del consejo del Banco Sabadell) y el mexicano Carlos Fernández (expresidente del Grupo Modelo y del extinto consejo asesor internacional del grupo).

El consejo de administración del Banco Santander está compuesto por quince consejeros, de los que nueve son independientes, "con relevante y activa presencia en distintos sectores empresariales, nacionales e internacionales, muy enfocados en la cultura de atención a clientes", destaca la entidad. La presencia de mujeres aumenta y ya son cinco consejeras (el 33%); igualmente, se eleva el número de representantes de distintas nacionalidades, estadounidense, inglesa y mexicana, además de la española.

Estos cambios se han acordado en la reunión celebrada esta mañana por el consejo de administración. Estos nombramientos surtirán efectos el 1 de enero de 2015 y están sujetos a las autorizaciones regulatorias correspondientes.