Público
Público

Ana Pastor: "No me gusta la gente que lo tiene siempre todo claro"

La periodista estrena el domingo 'El objetivo' en La Sexta, un espacio que promete al espectador "dudar de todo" y verificar cada una de las afirmaciones de los políticos para determinar "quién dice la verdad y qui&eac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ana Pastor regresa este domingo a la televisión nacional con El Objetivo (La Sexta, 21.30 horas). Lo hace bajo el compromiso de 'dudar de todo' y de verificar cada una de las afirmaciones de los políticos para determinar 'quién dice la verdad y quién miente'. Se trata, explica, de una apuesta por el periodismo de datos que rehuirá la opinión y la información partidista. De hecho, no habrá tertulianos ni opinadores sino diferentes especialistas en cada tema que el espacio aborde. 'Según me voy haciendo mayor me gusta más la gente que duda. Yo misma dudo mucho más que antes. No me gusta la gente que lo tiene siempre todo claro', afirma la periodista en declaraciones a Público.

De esta obsesión por la duda nace el formato de El Objetivo. La experiencia en CNN y el correspondiente contacto con el periodismo anglosajón le ha permitido reivindicarse en su idea del periodismo: 'Primero los datos y después, si cabe, la opinión. Es el espectador el que debe sacar sus propias conclusiones'. De hecho, la piedra angular de su nuevo proyecto es un término que proviene del inglés: fact check o lo que es lo mismo: verificación de los hechos. 'El fact check es una herramienta de trabajo fundamental para los periodistas. Forma parte de mi filosofía', afirma.

Esta herramienta, no obstante, no es la único que ha absorbido Pastor de su experiencia en medios internacionales. 'Me gusta mucho del periodismo anglosajón y latinoamericano que da igual si el entrevistado te gusta o no. Lo único que importa es que uno es periodista y el otro es político y la obligación del periodista es preguntar y repreguntar', señala la periodista, que apunta que en el extranjero esta manera de hacer entrevistas 'se ve más normal que aquí'.

En la retina del espectador queda la entrevista que Ana Pastor realizó a la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, en la que la insistencia de Pastor para que sus preguntas fuera contestadas terminó molestando a la política conservadora. De hecho, es su forma de entender las entrevistas la que le ha reportado el prestigio adquirido y la ha erigido como referente periodístico en tiempos de crisis.

No obstante, Ana Pastor asegura no sentirse cómoda en este rol. 'No soy modelo de nada, ni quiero serlo. Lo único que quiero es hacer bien mi trabajo y que cuando pasen los años y a mi hijo le digan que su madre era periodista él no se avergüence', asegura la exdirectora de Los Desayunos de TVE, que defiende que le gustaría que sus entrevistas no llamaran tanto la atención. 'Me agradaría que cuando visito las facultades de periodismo los alumnos entendieran que mi manera de entrevistar es la normal', asegura.

La única diferencia entre ella y tantos miles de periodistas en paro, afirma, es la apuesta que Fran Llorente, exdirector de informativos de TVE, realizó por ella. 'En todo caso, el mérito no es mío. Hay una persona que creyó en mí desde el primer momento. Se trata de Fran Llorente', señala. Todo lo demás es esfuerzo y sacrificio, defiende Ana Pastor, para quien 'dormir cuatro horas' ya se ha convertido en rutina.

'Lejos en el tiempo' queda su polémica salida de TVE y sus años al frente de 59 segundos y Los Desayunos de TVE. 'Era de las últimas que pensó que aquello podía ocurrir. Hasta que recibí la llamada no pensé que me iban a cesar', asegura la periodista, quien rechaza valorar los hechos ni lanzar una única mala palabra contra alguno de los actuales responsables de informativos de la cadena.

'Todos sabemos lo que ocurrió después de mi cese y cada uno puede pensar lo que quiera. Nunca me van a oír hablar mal de ningún compañero de profesión ni de ningún medio de comunicación', asegura Pastor, que vuelve a dirigir la conversación hacia su anterior jefe. 'Mi cese no fue el único. Creo que hay que subrayar mucho más el de Fran Llorente, que era el capitán del barco', afirma.

No obstante, Fran Llorente no es el único que acapara sus piropos. La periodista considera que en España hay grandes profesionales de la información, independientemente del medio en el que trabajen, que cada mañana se levantan con la ilusión de ejercer su profesión con honestidad. 'Esther Palomera, de La Razón, es uno de ellos', afirma. Otro es Jordi Évole, de quien Ana Pastor coge el testigo de la noche de los domingos en La Sexta.

'Jordi Évole arrasa y estamos encantados de poder tomarlo como ejemplo. No obstante, nuestra mayor preocupación ahora mismo es nuestro compromiso con la calidad. Si los resultados acompañan pues mejor, pero el objetivo es la calidad y, en este sentido, tengo que agradecer la total libertad que nos han dado nuestros editores', concluye la periodista, que debutará con La Sexta este domingo con un programa sobre 'el milagro de José María Aznar'.