Público
Público

"Ana Patricia es la mejor candidata"

Emilio Botín explica el nombramiento para la filial británica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son muy escasas las ocasiones en las que se dejan ver juntos en público. Una vez al año en la junta de accionistas del Santander y poco más. Y aún es más extraño que uno hable de la otra y la otra del uno, por mucho que él, Emilio Botín, sea el padre y presidente del grupo al que ella, Ana Patricia Botín, pertenece y representa.

Ayer fue un día especial: don Emilio se refirió a la decisión de nombrar a su hija primera ejecutiva del banco en Reino Unido. No dijo nada sorprendente ni excepcional (más bien obvio), pero la mera referencia convirtió sus palabras en algo noticioso. Fue en São Paulo, donde Santander anunció que Banco Real se integra de forma definitiva en Santander Brasil y asume su marca.

El banquero alabó la 'buena labor' que ha realizado en Banesto

'Ana Patricia Botín es la persona idónea y la mejor candidata' para dirigir la filial en Reino Unido, dijo Botín, quien valoró 'la buena labor que ha realizado en Banesto'. Según el banquero, la decisión se tomó por unanimidad en la comisión ejecutiva del banco. 'En sólo dos días hemos tomado las medidas oportunas', lo cual 'demuestra la rapidez con la que actúa el Banco Santander', apostilló el presidente.

El día no fue tan especial como para que Botín aceptase hablar de su sucesión. Eso es harina de otro costal. Ese tema es tabú, por mucho que el salto de Ana Patricia Botín a la filial británica sea un claro paso adelante en la carrera sucesoria. Sólo en una ocasión reciente (en la presentación de resultados anuales a finales de enero) aceptó el banquero referirse a ello y lo hizo en tono de broma. Un periodista le preguntó qué le parecía la intención del Gobierno de elevar la edad de jubilación a 67 años (él tiene 76 años) y entre risas le contestó: 'Cuando llegue a esa edad, ya se lo diré'. Ningún propósito de retirada.

Por tanto, si no hay sorpresas, la nueva consejera delegada del Santander UK tendrá tiempo suficiente para conocer a fondo el mercado financiero británico. Emilio Botín aseguró ayer que no es esa filial la que considera más importante, sino la de Brasil, pero la formación que le dará la City londinense no la conseguiría en Brasil.

La salida de Horta-Osório abre dudas sobre la sucesión de Alfredo Sáenz

Si el movimiento de la ya ex presidenta de Banesto ha sido un avance hacia la sucesión de Emilio Botín, la salida de António Horta-Osório ha supuesto un paso atrás en la del número dos del banco, Alfredo Sáenz. El nuevo primer ejecutivo de Lloyds contaba con todos los parabienes de Botín y parecía llamado a hacer un tándem, en el futuro, con la presidenta en la cúpula de Santander. Ahora, empiezan a surgir otros nombres, aunque nada impide a Horta-Osório volver al banco (en Lloyds cobrará menos de lo que ahora percibe Sáenz, así que siempre le pueden tentar con dinero en el futuro). Su salida ha sido la causa de este pequeño maremoto en el grupo cántabro, aunque Emilio Botín se esforzó en dejar claro que los nuevos nombramientos no supondrán un cambio en la política del banco ni en Reino Unido ni en España.

Incluso, sin hacer referencia a ellas, atajó las especulaciones sobre una posible fusión de Banesto con otra entidad aprovechando la salida de Ana Patricia Botín de la presidencia. 'Para el Santander es estratégico tener dos marcas en España', dijo. Cumpliendo esta máxima de que no habrá cambios significativos, José García Cantera (primer ejecutivo de Banesto, bajo la presidencia de Antonio Basagoiti) ratificó a todos los directivos del banco en su cargo tras anunciarles la salida de la presidenta.

Por obligaciones del guión, Botín habló ayer en público de su primogénita y elegida, pero seguramente no volverá a hacerlo en mucho tiempo, quizá hasta que le suceda.