Público
Público

ANALISIS-Científicos dicen fuente E.coli seguirá siendo misterio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kate Kelland

Los equipos de científicos que trabajancontrarreloj en Alemania analizando muestras de alimentos enbusca del origen del reciente brote letal de E. coli indagarándurante semanas para llegar posiblemente a un final frustrante:no hallar la fuente del problema.

Los científicos consideran que quizá nunca sepamos conseguridad si fue una ensalada, pepinos españoles, brotes desoja orgánicos o algún otro alimento el que desató el brote dela cepa letal que infectó a más de 2.400 personas y ya causó lamuerte de 23 de ellas.

La paciencia y la cautela son las dos actitudes másnecesarias. Pero escasean debido a la ansiedad por la cantidadde enfermos y problemas diplomáticos y comerciales generados entoda Europa por la enfermedad.

"En la mayoría de los casos en estos brotes, nuncaidentificamos realmente la fuente", dijo Brendan Wren, profesorde microbiología de la Escuela de Higiene y Medicina Tropicalde Londres.

Las bacterias E. coli viven en ambientes ricos ennutrientes, como los intestinos humanos o vacunos, antes de sereliminadas por el cuerpo a través de la materia fecal. La cepaen cuestión sería particularmente adherente, lo que haríadifícil quitarla de los vegetales de hoja, los brotes y otrosalimentos.

Pero estas bacterias también son sensibles al mundoexterior, por lo que la falta de nutrientes o cambios detemperatura, la concentración de sal o los niveles de PHpodrían ser suficiente para terminar con ellas.

"Es un poco como la investigación de un crimen; es muydifícil encontrar los organismos culpables porque puedendesaparecer a medida que pasa el tiempo", señaló Wren.

A pesar de los múltiples factores que intervienen en estebrote, el foco en el norte alemán brinda a los científicos algomás de esperanza.

Los afectados son muchos, y las infecciones en su mayoríase producen en -o están relacionadas con- una zona específicade Alemania y fundamentalmente en mujeres jóvenes, lo quefacilitaría la detección de denominadores comunes por parte delos investigadores.

Anthony Hilton, microbiólogo de la Aston University, señalaque dado que esta cepa particular de E. coli es rara, "esopodría ayudar en la investigación para determinar el origen".

"No obstante, llevará un tiempo antes de poderidentificarlo con cierta precisión, si es que lo logramos",añadió.

PRESION

Para los consumidores, los agricultores y los políticos, eldaño a la confianza y a las relaciones comerciales podríaprolongarse por meses si no se encuentra la fuente precisa delbrote.

Pero Stephen Smith, microbiólogo del Trinity College deDublín, en Irlanda, dijo que es poco probable que la fuertepresión para que las autoridades alemanas encuentren respuestassea de utilidad.

Smith consideró que los funcionarios parecen haber saltadoal vacío nuevamente el domingo, al decir que brotes de sojapodrían ser la fuente del problema.

Al igual que sucedió con la sospecha inicial sobre lospepinos provenientes de España, hubiera sido más inteligenteesperar los datos sobre los resultados de las pruebas llevadasa cabo, aunque nada puede descartarse totalmente por elmomento.

"Es momento de ser cautos y también pacientes", dijo Smith."Pero obviamente las personas están muy enfermas, estánmuriendo y hay ramificaciones diplomáticas (del problema), porlo que están desesperados por identificar el vehículo detransmisión (de la bacteria) lo antes posible", agregó.

Para los científicos, el éxito de esta investigación afectadirectamente la capacidad de poder evitar brotes similares enel futuro.

"En el trabajo de detectives que hacemos, queremos hallarel organismo culpable, y los organismos en los pacientes, paraluego cotejarlos a través de las huellas de ADN", dijo Wren.

"Eso puede brindar mucha información sobre cómo evolucionay nos da indicios sobre brotes futuros. Por lo que, desde elpunto de vista de un microbiólogo, es frustrante cuando no sepuede relacionar definitivamente (el brote) con una fuente",concluyó.