Público
Público

ANÁLISIS - El desafío de Contador está en su propio equipo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alberto Contador necesitará algo más que su incuestionable capacidad como ciclista para ganar este año su segundo Tour, necesitará decisión para superar un choque de fuerzas que parece invencible en su propio equipo, el Astana.

La aplastante derrota del español en la París-Niza de la semana pasada mostró que no puede contar necesariamente con el pleno apoyo de sus colegas para guiarle de nuevo al éxito en los Campos Elíseos en julio.

Contador, ganador del Tour en 2007 y que logró el doblete Giro/Vuelta el año pasado, mantuvo un esfuerzo en solitario en la carrera de una semana de duración y no ganó al derrumbarse el sábado en la penúltima etapa.

Minutos después de que Contador cruzara exhausto la línea de meta, con el dolor en su rostro, su compañero de equipo Lance Armstrong dijo en su sitio en la red social Twitter: "Tiene un talento increíble pero aún mucho que aprender".

Contador aprendió que no podía contar con la ayuda del pelotón, y también se dio cuenta de que incluso tendría que encarar algunos golpes dentro de su propio equipo.

El equipo Saxo Bank ayudó al Caisse d'Epargne a liderar la caza en la última etapa del domingo, cuando Contador lanzó un atrevido ataque a los 40 km. Luis León Sánchez, del Caisse d'Epargne, ganó la carrera.

"Lo que le hicieron (Armstrong y el director del Astana John Bruyneel) fue de lo peor", dijo un responsable del ciclismo, que no quiso dar su nombre, a Reuters tras las palabras sobre Contador.

"Es extraño. Parece como si no le apoyaran en el Astana. ¿Realmente era necesario que Armstrong hiciera estos comentarios en público? Lo mismo ocurre con Bruyneel", añadió.

"Si le dieran su respaldo, no harían eso", dijo.

Claramente, Bruyneel tiene preferencia por Armstrong, el hombre al que entrenó y al que llevó a su récord de siete triunfos en el Tour y que se convirtió en uno de sus amigos más cercanos.

Durante la pretemporada en el campo de entrenamiento del Astana en Tenerife dijo que estaba contento por la vuelta de Armstrong porque había estado aburrido los años anteriores, incluido 2007, cuando llevó a Contador al triunfo en el Tour.

El belga Bruyneel también criticó a Contador al decir en el diario deportivo L´Equipe durante el fin de semana: "No corrió de manera inteligente".

UNA PAREJA AISLADA

El comentario de Bruyneel se vio como un mensaje al director deportivo de Astana, Alain Gallopin, el francés que ha estado preparando a Contador esta temporada.

La pareja parece aislada con respecto al equipo, y Armstrong ni siquiera mencionó a Gallopin en una entrevista con L´Equipe el martes.

"(Contador) puede aprender mucho más. Puede aprender de mí, de Johan Bruyneel, de Vyaceslav Ekimov (el otro director deportivo de Astana)", dijo Armstrong.

Al preguntarle hace diez días sobre en quién podía confiar en el equipo, Contador nombró a los corredores de menor categoría Benjamin Noval y Sergio Paulinho, pero el madrileño no quiere hacer polémica.

"A pesar de todas las informaciones en la prensa, no hay problemas entre Lance y yo", declaró la semana pasada.

Contador y Armstrong sólo estarán juntos en la Vuelta a Castilla y León la semana que viene antes del Tour de Francia, lo que dará a Contador la oportunidad de demostrar quién es el que manda.

La alternativa es esperar a la contrarreloj del Tour en Mónaco y asegurarse de que gana a Armstrong.

Si no, el ascenso al podio puede resultar demasiado difícil, incluso para un escalador como él.