Público
Público

Los análisis revelan dosis elevadas de ansiolíticos en Asunta

Afirman que podría ser lorazepam, un tranquilizante que suele comercializarse bajo marcas como Orfidal o Idalprem, fármacos que se utilizan para tratar estados de ansiedad y siempre bajo prescripción médica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los análisis efectuados por el Instituto Nacional de Toxicología habrían evidenciado dosis elevadas de un ansiolítico en el cuerpo de Asunta Basterra, la niña de 12 años hallada muerta en una pista forestal de Teo, municipio próximo a Compostela, en la madrugada del pasado 22 de septiembre. Fuentes próximas al caso han informado de que se trataría de lorazepam, un tranquilizante de la familia de los benzodiazepínicos que suele comercializarse bajo marcas como Orfidal o Idalprem, fármacos que se utilizan para tratar estados de ansiedad y siempre bajo prescripción médica.

El juez que instruye la causa abierta por la muerte violenta de esta menor ha trasladado este jueves a las partes el argumentario que ha motivado el ingreso en prisión, el viernes 27 de septiembre, de los padres de la víctima, la abogada Rosario Porto, que no ejerce, y el periodista Alfonso Basterra. En el mismo, han explicado las fuentes consultadas, se aportarían 'datos concluyentes' sobre la autoría de este crimen.

El letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, que defiende a Porto, y la abogada Belén Hospido, que asiste a Basterra, han presentado esta semana sendos recursos de apelación en los que se pide la excarcelación al entender que el auto de prisión emitido por el juez en un inicio no estaba 'motivado' y causaba indefensión.

Rosario Porto y Alfonso Basterrago, cumplían el jueves una semana en el penal coruñés de Teixeiro y ambos se encuentran a la espera de que se resuelvan sendos recursos de apelación contra el auto de prisión. Por su parte, el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, ha señalado que la defensa de los padres de la niña cumple con 'su papel' al pedir la libertad, mediante sendos recursos de apelación, tanto de Porto como de Basterra.

El cuerpo sin vida de Asunta Yong Fang, la pequeña de origen chino a la que adoptaron cuando todavía no tenía un año y que habría cumplido 13 el lunes pasado, fue localizado por dos viandantes sobre un talud y fuentes cercanas al caso han dicho a EFE que, si bien el cadáver se halló a la una y cuarto de la madrugada del domingo, la víctima falleció el sábado 21 de septiembre, presumiblemente tras ser sedada y asfixiada.

El magistrado José Antonio Vázquez Taín decretó el pasado día 27 el ingreso en prisión de los progenitores de la pequeña, imputados por la presunta comisión de un delito de homicidio, con la posibilidad de elevar esta calificación a 'asesinato'.