Público
Público

Análisis de sangre delatan a conductores alcoholizados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Chocar con el automóvildespués de haber bebido y terminar en la sala de emergencias(ER) sería un camino directo a la condena por conducir bajo lainfluencia de sustancias.

Entre las personas que ingresan a ER con niveles de alcoholen sangre por encima del límite legal, "la tasa de condena esdel 59 por ciento", dijo el doctor James F. Holmes, de laEscuela de Medicina Davis de la University of California enSacramento. "De modo que hay un 40 por ciento que se estáescapando", añadió.

El equipo de Holmes estudió a 241 conductores que habíaningresado a ER en el 2007 con alcohol en sangre por encima delos 80 mg/dL, que es el límite legal fijado por el estado. Losmás enfermos y aquellos con alcohol en sangre inferior a 200mg/dL eran menos propensos a recibir una condena.

Según los registros del Departamento de Vehículos a Motor,a los policías de investigaciones les sorprendía la sobriedadde los conductores: el 11 por ciento de aquellos alcoholizadosestaba clasificado como "sin haber bebido". Pero los análisisde sangre de las salas de emergencia revelaron un nivelpromedio de alcohol en sangre de 172 mg/dL.

"Esos conductores tenían niveles superiores a lospermitidos, aunque los oficiales afirmaron que no habían bebidoy no recibieron una sanción por DUI (conducir bajo lainfluencia de sustancias)", dijo Holmes, que esta semanapresentó los resultados en una conferencia de emergentólogos enLas Vegas.

"Seguimos perdiendo a los pacientes que deberían sercondenados", dijo a Reuters Health el experto. Hace unasdécadas, casi ninguno recibía una condena.

Se desconoce por qué los oficiales actuaron como lohicieron en muchos casos, aunque no se puede atribuir anegligencia.

La ley llamada Health Insurance Portability andAccountability Act (HIPAA) le prohíbe a los médicos darles alos policías información sobre el paciente, incluido el nivelde alcohol en sangre.

A menudo, indicó Holmes, la policía demora en llegar alhospital, donde a veces deben esperar hasta que los conductoresreciban tratamiento. Mientras, van eliminando el alcohol ensangre.

Si bien se puede estimar el nivel inicial de alcohol ensangre después de un tiempo, a menudo no se hace, lo queexplicaría por qué los niveles que registró la policíaestuvieron unos 50 mg por debajo de los resultados de losanálisis hospitalarios.

Y la policía no siempre extrae muestras de sangre, explicóa Reuters Health el sargento Norm Leong, del Departamento dePolicía de Sacramento.

En California, los policías pueden extraerla aun cuando elconductor que podría estar alcoholizado se niegue a que lerealicen el test.

No obstante, esto sólo se hace si existen signos deintoxicación, como "ojos inyectados en sangre, olor a alcohol,indicios vehementes de manejo errático antes de una colisión,botellas abiertas en el interior del automóvil, etcétera".