Público
Público

ANÁLISIS-La UE brega por impulsar su imagen a escala mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Timothy Heritage

La Unión Europea quiere reforzar su posición en la escena internacional al nombrar a un presidente y un responsable de política exterior, pero el proceso está demostrando ser tan divisivo que su objetivo puede ya haber quedado minado.

La presidencia sueca de la UE ha sido alabada por sus esfuerzos de asegurar el acuerdo de los estados miembros sobre los candidatos pero el miércoles aún no había emergido ningún consenso, en la víspera de una cumbre en la que se supone que tienen que realizarse los nombramientos.

Los países que no pertenecen a la UE están estupefactos por un proceso que diplomáticos de la UE dicen que probablemente concluya con el nombramiento de un presidente que sea un candidato de compromiso, poco conocido fuera de Europa y un peso pluma en términos mundiales.

Mientras la UE ha estado dudando sobre dos puestos cuya finalidad es ayudar a que los Veintisiete continúen siendo relevantes ante la aparición de las potencias emergentes tras la crisis económica mundial, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha estado en China reforzando las relaciones bilaterales entre ambos.

La reunión de alto nivel no ha podido pasar inadvertida a los altos cargos de la UE, que temen que el bloque sea irrelevante si no elige líderes poderosos y muestra un liderazgo fuerte.

"Sinceramente creo que a menos que Europa lo haga, nos encontraremos (...), que un G-2 informal, si no formal, emerge como un eje clave para la toma de decisiones en el mundo: Estados Unidos y China", dijo el ministro de Exteriores británico, David Miliband, este mes.

Jose Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, también ha dejado claro lo importante que son estas decisiones para el futuro de la UE.

"Europa está haciendo frente a opciones sombrías en el mundo interdependiente de hoy. O trabajamos juntos para hacer frente a estos retos o nos condenamos a nosotros mismos a la irrelevancia", declaró en un documento.

FALTA DE CONSENSO

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, un político de escasa notoriedad, es el principal candidato para convertirse en presidente pero no hay un firme favorito para el puesto de Alto Representante de Asuntos Exteriores, según diplomáticos.

Los diplomáticos dicen que Reino Unido aún presiona por elegir presidente a su ex primer ministro Tony Blair, pero otros muchos países quieren alguien que creen pueda asegurar mejor un consenso en las cumbres.

"Si una persona relativamente desconocida de un país relativamente pequeño tiene una fuerte personalidad, conoce su expediente y se crece en la tarea, no creo que mine a la UE", dijo el ministro de Exteriores finlandés, Alexander Stubb.

si él o ella no es conocido de entrada - debería refrendar su autoridad lo más pronto posible".

Muchos diplomáticos fuera de la UE dicen que temen que la Unión no resuelva nada si no elige a un líder muy conocido como presidente, un puesto creado con el Tratado de Lisboa para facilitar el proceso de toma de decisiones.

Dicen que no está claro quién será el líder más importante en las reuniones de la UE porque a las cumbres acudirá el nuevo presidente, que dirige el Consejo Europeo, el presidente de la Comisión Europea, el responsable de Asuntos Exteriores y representantes del país que ejerce la presidencia de la UE cada seis meses.

"La UE está complicando algo que ya es complicado de por si. No sabemos quién tendrá que hablar primero en las reuniones", dijo un alto diplomático de un país asiático.

"Mientras están ocupados en todo esto, Obama está recorriendo Asia. La UE parece no entenderlo.

RETRASO EN LA OBTENCIÓN DE RESULTADOS

El centro de atención en los puestos, y los retrasos en la ratificación del Tratado de Lisboa, han llevado al nombramiento de una nueva Comisión, obligada a operar en funciones con un poder limitado. Debería haber sido reemplazada el 1 de noviembre.

El ministro de Exteriores islandés dijo esta semana que esto había retrasado la aprobación por parte de la UE del proceso formal de negociaciones de acceso de la isla.

"Estamos encontrando difícil obtener resultados mientras ellos lidian con asuntos internos", dijo un diplomático de un país latinoamericano.

La UE está unida como potencia comercial, es un poderoso supervisor antimonopolio y una influyente fuerza en los esfuerzos por contener los efectos del calentamiento global.

Pero los analistas políticos dicen que las divisiones internas deben superarse y los líderes nacionales deben comenzar a pensar en términos mundiales si el bloque, que representa a 495 millones de personas, quiere convertir su fuerza económica en influencia política.

"Hay una falta de unidad y cada país es demasiado pequeño para influir en la economía mundial por sí solo", dijo Daniel Gros, director del Centro Europeo para Estudios Políticos en Bruselas.