Público
Público

El ancestro neandertal es más moderno que el sapiens

Los genes de esa especie sitúan su origen 40.000 años después que el de los humanos modernos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los científicos hablan de una Eva mitocondrial, la mujer que legó al linaje de su especie un conjunto de genes albergados en un compartimento especial de la célula la mitocondria y que se transmiten exclusivamente por línea femenina. Un estudio publicado hoy en Science revela que la Eva de los neandertales, la especie humana extinguida más recientemente con permiso del aún polémico hobbit de Flores, era 40.000 años más joven que la Eva del Homo sapiens.

Así lo indica un nuevo análisis del genoma de cinco neandertales que vivieron en territorios de las actuales España, Alemania, Croacia y Rusia, y en el que han participado científicos españoles. De este trabajo también se desprende que las poblaciones neandertales eran mucho más pequeñas y vivían más aisladas que las de los sapiens, con los que compartían territorios de Europa. El ostracismo geográfico y genético podría ser una de las razones que abocaron a la desaparición a nuestros primos más cercanos.

'Hace cuatro años ni soñábamos con poder obtener estos datos', explica a Público el investigador del CSIC Antonio Rosas, uno de los responsables del estudio. Los científicos han conseguido extraer el genoma mitocondrial completo de cinco neandertales y otro parcial de un sexto ejemplar. Sus esqueletos genéticos indican que la Eva cuyas mitocondrias heredaron todas las generaciones sucesivas vivió hace 110.000 años, 40.000 menos que la de sapiens. Esta datación atrasa unos 30.000 años la fecha que manejan otros estudios paleontológicos.

La Eva neandertal vivió tiempos muy crudos. Por aquel tiempo, su especie aún arrastraba las cicatrices de la última glaciación, que convirtió el norte de Europa en un bloque de hielo y diezmó la población. La hembra formaría parte de uno de los pocos grupos que consiguieron sobrevivir en refugios cálidos y que después darían lugar al resto de poblaciones que recolonizaron Eurasia, señala Rosas. Esto explicaría la homogeneidad genética que los investigadores han encontrado entre los individuos analizados, que vivieron en etapas separadas por miles de años y muy apartados unos de otros.

La reducida tasa de variación entre los genomas indica que sólo había 3.500 hembras neandertales, lo que supondría que toda la especie no superaba los 7.000 miembros, explica Carles Lalueza, de la Universidad Pompeu Fabra y otro de los autores del estudio.

La homogeneidad también implicaría que los neandertales vivían en grupos pequeños y entre los que existía poco contacto, destaca Rosas. Por el contrario, el Homo sapiens, que había llegado de África, formaba grupos mucho mayores y mejor relacionados. 'Su propia homogeneidad demográfica era un obstáculo en la competencia con los recién llegados', explica Lalueza.

Los nuevos datos apoyan la tesis de que el aislamiento y la escasa diversidad genética fueron factores fundamentales en la extinción del Homo neanderthalensis hace unos 25.000 años. También reafirman la disparidad genética entre neandertales y humanos modernos, y alejan la posibilidad de un posible cruce entre ambos.

El estudio, en el que también han participado el Instituto Max Planck de Alemania y otros centros de investigación de Europa, ha sido posible gracias a una nueva técnica conocida como ultrasecuenciación masiva, que ha facilitado el estudio selectivo del genoma mitocondrial y ha reducido su coste.

Las muestras vienen de Vindija (Croacia), Feldhofer (Alemania), Mezmaiskaya (Rusia) y El Sidrón (España). Los investigadores calculan que el porcentaje de contaminación con ADN humano actual está entre 0,2% y 1,5%. El yacimiento español es el más limpio. Hasta el momento se han identificado 10 individuos en El Sidrón. Sus restos han ayudado a demostrar que los neandertales tenían la capacidad de hablar, que su grupo sanguíneo era AB0 y que eran pelirrojos.