Público
Público

Andalucía apuesta por subir impuestos y endeudarse más

Sus cuentas para 2012 crecen por primera vez en tres años y elevan la fiscalidad a los ricos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ayer, la consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, Carmen Martínez Aguayo, resumió en una sola frase la nueva posición económica del Gobierno andaluz: 'El ajuste duro está hecho'. No era una mera suscripción de los mensajes que está lanzando el candidato socialista a las elecciones del 20-N. Aguayo anunció ayer que tras dos años de recortes presupuestarios, el presupuesto de 2010 crecerá un 1,2% hasta ingresar 32.072,7 millones de euros. Y lo hará por dos vías, subiendo los impuestos, lo que no impedirá que sus ingresos no financieros caigan un 3%, y agotando al máximo su capacidad de endeudamiento. La deuda neta crecerá así un 44% hasta alcanzar los 3.233,6 millones.

'Agotar toda nuestra capacidad de endeudamiento es nuestra posición política en estos momentos', dijo Aguayo. Si desde el PSOE se insiste en que 'lo que calla Rajoy, lo hacen' sus barones regionales, José Antonio Griñán quiere lanzar el mensaje de que lo que predica Rubalcaba se cumple en Andalucía. En el Impuesto de Patrimonio, restablecido temporalmente para los ejercicios 2011 y 2012, la Junta Incrementará un 10% la tributación sobre los tipos establecidos por el Gobierno Zapatero. En el IRPF se añaden nuevas deducciones por rehabilitación y mejora de vivienda, y se amplía de uno a tres años la deducción por autoempleo.

En el de Sucesiones y Donaciones se suben los dos últimos tramos de la tarifa, dos puntos a partir de 398.000 euros y 2,5 puntos por encima de 797.555 euros. 'El valor medio de las herencias individuales que se afectan es de 950.000 euros, que verán incrementada la cuota del impuesto un 4%', explico Aguayo. También en el impuesto de Transmisiones Patrimoniales se sube el tipo impositivo, que llega al 9% para valores entre 400.000 y 700.000 euros. Con estas y otras modificaciones fiscales, la Junta espera incrementar sus ingresos en 227 millones de euros.

'Estas medidas suponen un aumento en el gravamen de los patrimonios elevados, los herederos de grandes fortunas y los propietarios de vehículos de lujo', concluyó tajante Aguayo, que también dijo que no habrá recortes en educación, sanidad o servicios sociales.