Público
Público

Andalucía da 15 días a la familia de Lorca para rechazar la exhumación

"Tenemos que reunirnos todos", dice la sobrina del poeta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Junta de Andalucía inició este lunes los trámites para exhumar la fosa de Víznar (Granada), donde supuestamente se encuentran los restos del poeta Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo, los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, y el inspector de tributos Fermín Roldán García.

El boletín oficial de la administración autonómica publicó una resolución en la que da 15 días hábiles a 'los interesados' para presentar alegaciones contra la exhumación, que la Consejería de Justicia prevé comenzar en otoño.

Los únicos que han mostrado su rechazo hasta ahora a la idea de sacar los restos han sido los descendientes de Lorca. Este lunes, su sobrina nieta, Laura García Lorca de los Ríos de vacaciones fuera de España, aseguraba que la familia del poeta, de momento, no tenía 'previsto presentar alegaciones'. También precisó que no había hablado con el resto de la familia y que deberían reunirse para tomar una decisión. Luego se remitió al comunicado que hicieron público en diciembre pasado.

El documento dice dos cosas. Que desean que los restos de Lorca se queden en el barranco de Víznar, para preservarlo 'como lugar de la memoria colectiva, pública y civil'. Y que no quieren, en ningún caso, que la exhumación, de realizarse, se convierta en un espectáculo mediático.

Justicia ha tratado hasta ahora de dejar claro que la excavación no va destinada a sacar a Lorca de la tumba a la que le condenaron los franquistas, tras fusilarlo en agosto de 1936 en las Colonias, lugar al que llevaban a quienes iban a ser liquidados. La consejería siempre ha sostenido que la operación da respuesta a la petición de las familias de Galadí y Galindo de extraer de la tierra a sus parientes, ultimados junto al poeta.

Al principio, Justicia creía que había cuatro personas en la fosa, Galadí, Galindo, Arcollar y Lorca. Sin embargo, tras anunciar su intención de exhumar la fosa, apareció un quinto represaliado, Fermín Roldán Ríos. Éste, según el relato de sus familiares a la Junta, fue detenido y trasladado desde su casa, donde murió a tiros, a Viznar. Por eso, según Justicia, al no coincidir en la finca La Colonia con Galadí, Arcollas, Galindo y Lorca, no quedó constancia de su presencia en la fosa. Sus nietos han solicitado participar en la exhumación.

Es la primera vez que la Junta de Andalucía, en todas las exhumaciones que ha financiado desde hace un lustro, ha dado la ocasión de oponerse a quien quiera hacerlo. Hay quien interpreta la decisión como una manera de cubrirse las espaldas ante una posible reclamación de la familia de Lorca.

No obstante, fuentes de Justicia aseguran que la fórmula utilizada en el caso de la fosa de Víznar se va a utilizar a partir de ahora en todas las excavaciones que cuenten, como en este caso, con financiación autonómica.

Al parecer es una nueva política impuesta por la consejera socialista Begoña Álvarez, que ocupa el cargo desde abril, y el recién designado comisario andaluz para la recuperación de la memoria histórica, Juan Gallo. La Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, que sustanció ante la Junta la petición de Galadí y Galindo y que dirigirá la excavación, confió en que Justicia rechace con rapidez las posibles alegaciones que se presenten a la exhumación.