Público
Público

Andalucía presenta su plan de metro para Málaga, al que se opone el PP

Supone la mayor infraestructura de la Junta, para la que se han invertido 500 millones de euros, que se pondrá en funcionamiento a finales de año. El ayuntamiento, en manos de los conservadores, rechaza que parte del trazado se realice p

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Junta de Andalucía defenderá este martes con uñas y dientes su proyecto de metro ligero para la ciudad de Málaga, a pesar de la polémica decisión adoptada por la Consejería de Fomento y Vivienda que dirige Elena Cortés y que hará que parte del trazado transcurra por superficie y no por el subsuelo, tal y como estaba planeado en el proyecto inicial. Esta modificación adoptada por el citado departamento ha enfrentado al Gobierno autonómico que lidera el presidente del PSOE, José Antonio Griñán, y el ayuntamiento de la ciudad que gobierna el alcalde Francisco de la Torre, del PP. 

El tramo de la discordia es el que está previsto que transcurra entre Guadalmedina y La Malagueta, en pleno centro de la ciudad, y cuyas obras aún no se han iniciado. La Junta defiende que los trenes circulen por la superficie. Argumentan que así, la administración se ahorrará 150 millones de euros respecto al proyecto soterrado, y explican que su construcción permitirá una 'mayor viabilidad' del proyecto, ya que hará que, a la larga, puedan utilizar el nuevo transporte público cerca de 25 millones de viajeros al año.

Fuentes de la Consejería de Fomento añaden, además, que el metro en superficie 'ofrece un calendario de plazos e hitos ciertos'. Así, este mismo año se terminarán las obras hasta el intercambiador de María Zambrano, tramo que está previsto que se inaugure a finales de año, en 2014 hasta Guadalmedina, en 2015 hasta la Malagueta y en 2016 hasta El Palo. 'Se acabaron las incertidumbres y los parones', explican. Defienden, además, que este proyecto permitiría la peatonalización de varias calles del centro de la ciudad y 'conlleva grandes beneficios medioambientales'.

Desde el consistorio, en cambio, llevan meses criticando esta modificación del proyecto. El propio alcalde De la Torre lleva semanas insistiendo en su defensa de que el metro atraviese el centro de Málaga soterrado, ya que 'salir de abajo hacia arriba crea un elemento de corte, de impacto visual', además del 'impacto de la propia presencia del tranvía'. A su juicio, la inversión realizada hasta ahora bajo tierra en esta infraestructura 'tendría problemas de menor eficacia'. El regidor escenificará ese descontento mañana, al no acudir a la reunión en la que la junta concretará su nuevo proyecto al ayuntamiento.

Lo cierto es que la Junta de Andalucía acumula ya una inversión ya realizada de más de 500 millones de euros y, en plena crisis económica, tiene asignados en los presupuestos de 2013 90,3 millones de euros. El Gobierno autonómico defiende, además, que el proyecto es 'uno de los principales generadores de empleo en la ciudad, con más de 1.600 puestos de trabajo directos e indirectos y un alto porcentaje de contratación en empresas del tejido productivo local'. Para la puesta en marcha de las dos primeras líneas, que se materializará a finales de este año, Metro de Málaga ha lanzado, asimismo, una oferta de empleo de 95 plazas.