Público
Público

Ángeles González Sinde clausurará el Festival de Cine Español de Manila

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Ángeles González Sinde, será la encargada de clausurar la séptima edición del Festival de Cine Español de Manila, que exhibirá dieciséis películas españolas y dos mexicanas, del 1 al 12 de octubre.

González Sinde presentará la película 'Todos estamos invitados', de la que firma el guión, durante la clausura del festival, que el año pasado logró una asistencia de 15.000 espectadores, anunció hoy el Instituto Cervantes de Manila.

Dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón, la película, que trata sobre la situación política en el País Vasco durante los años 90, ganó la Biznaga de plata en el último festival de Málaga.

Para la apertura, el Instituto Cervantes ha invitado al director novel Nacho G. Velilla, con su ópera prima 'Fuera de Carta', ganadora del premio del público en el festival malagueño.

Ambos cineastas impartirán sendos talleres a alumnos de cine filipinos en la Universidad de La Salle y en Cagayán de Oro (en el norte de la isla de Mindanao).

Cagayán de Oro será además la sede de una antena del festival, con la exhibición de tres películas españolas y la presencia de Nacho G. Velilla en el pase de su filme.

"Ahora que la muestra está relativamente consolidada, el reto de la séptima edición es llegar a los filipinos en otras partes del país, fuera de Manila", explicó el director del Cervantes manileño, José Rodríguez.

Rodríguez confesó que muchas películas no han pasado aún la censura de las autoridades filipinas para poder ser exhibidas pero se mostró confiado en que así sea, pese a que algunos filmes como 'Yo soy la Juani', de Bigas Luna, contienen escenas explícitas de sexo.

En la quinta edición del festival, los responsables de la sala de cine exigieron que se suspendiera la representación de una obra inspirada en poemas de Gil de Biedma, en mitad de la actuación, después de que una actriz mostrara sus senos.

Ante la negativa del antiguo gestor cultural del Cervantes, José Fons, desconectaron la luz y el sonido.