Público
Público

Angelus Apatrida irrumpe en la élite del heavy metal con "Clockwork"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Erigidos en joven referencia del trash-metal español y europeo, Angelus Apatrida reafirma su crecimiento imparable con "Clockwork", un trabajo que supone el debut de este cuarteto albaceteño con la prestigiosa discográfica Century Media.

"Es uno de los sellos de heavy más grandes del mundo, el sello al que pertenecían muchos de los grupos que escuchábamos de pequeños, como Blind Guardian. Tenías diez o doce años, veías el logotipo de Century Media y jamás pensabas que pudieras acabar en un sitio así. No nos lo creíamos", asegura a Efe el cantante Guillermo Izquierdo.

Las posibilidades, claro, se han ampliado de forma espectacular para Angelus Apatrida, que entre agosto y septiembre realizará una gira por varias ciudades europeas para presentar su tercer disco de estudio, "Clockwork", un compendio de once piezas que actúan "como una apisonadora".

"Cuando haces un disco, el objetivo es ese, dejar al que lo escucha como si le hubiese arrollado un camión. Creo que es nuestro mejor disco de largo, y quien piense lo contrario está un poco equivocado", desafía Izquierdo.

Aunque sus letras están impregnadas de rabiosa denuncia social, la formación rechaza cualquier tipo de ascendencia ideológica sobre sus seguidores: "No somos los mahomas del heavy metal", asevera el vocalista.

"No pretendemos inculcar valores a nadie, pero estoy hasta los huevos de la televisión, los políticos, los periódicos, la corrupción o de los curas pederastas... ¿Qué hago?, ¿salgo a la calle y me lío a pegar tiros? No, escribo una canción", explica Izquierdo.

"Blast off", "Devil take the hindmost" o "My insanity" son algunas de las piezas que el grupo ha reunido en "Clockwork", cuyas letras suenan en inglés. "Nos sale natural y nos sentimos cómodos. Alguna vez tuvimos la tentación de pasarnos al castellano, pero lo descartamos porque no nos gusta", confiesa el intérprete.

Los cortes más introspectivos se mezclan con otros de crítica agresiva, caso de "Of men and tyrants": "Habla de la Transición y los líderes franquistas, a los que se les perdonaron todos sus crímenes. Vivimos en un Imperio de Paletos que da cargos políticos a los criminales de guerra", censura el cantante.

La Iglesia, "una secta legal e impuesta", tampoco sale indemne en "Legally brainwashed": "Es una crítica a lo que ocurre aquí con la religión, siempre tan ligada a la derecha política. Y la izquierda, en vez de luchar, se baja los pantalones. Estamos en un país laico, pero la religión te la tragas por cojones", repudia Izquierdo.

Si la cosa va de actualidad, los toros están ahora en boca de todo el mundo, tras la prohibición de las corridas en Cataluña. No andarán tristes los Angelus Apatrida a tenor de lo que cantan en "National disgrace".

"La hicimos porque, cada vez que salíamos al extranjero, nos preguntaban por las chorradas de la paella, la fiesta y los toros. Con esta canción queríamos dejar claro que no jugamos en ese campo y que no nos importan todas esas tonterías", plantea el cantante.

Por otro lado, Izquierdo lamenta el escaso respaldo que el heavy encuentra en España. "Seguimos estando muy mal vistos. En este país, si llevas el pelo largo, todavía te miran raro por la calle. Yo vivo en Valencia y muchas mañanas, en el metro, noto que las viejas se agarran el bolso cuando me ven", asegura entre risas.