Público
Público

"La Animación en España es tan frustrante como ser torero en japón" dice un experto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El abulense Marcos González, de 29 años, integrante del equipo que ha realizado en Los Ángeles (EE.UU) la película "Lluvia de albóndigas", ha asegurado a Efe que "intentar ser animador en España puede ser tan frustrante como intentar ser torero en Japón".

González ha participado en este filme estadounidense estrenado el pasado 4 de diciembre, con guión y dirección de Chris Miller y Phil Lord, que el pasado fin de semana se situó como la cuarta cinta más taquillera en España.

Hace cuatro años que se le presentó la oportunidad de ir a vivir a Los Ángeles y se lanzó "a la aventura", según ha explicado el experto, quien dos años después comenzó a trabajar como "intern" -de prácticas- en Sony Pictures Imageworks.

Aunque reconoce que España "tiene una larga tradición de animación" y destaca el éxito, también en Estados Unidos, de "Planet 51", lamenta que "intentar ser animador en España pueda ser tan frustrante como intentar ser torero en Japón".

Por ello se trasladó hace cuatro años a vivir en Los Ángeles, donde le ha surgido la posibilidad de formar parte del extenso equipo de "Lluvia de albóndigas".

Su trabajo en el filme "comenzó como asistente de animación, ayudando a completar y resolver problemas técnicos y artísticos en los planos que otros animadores habían empezado".

"Poco a poco fui animando mis propias escenas con alguno de los personajes principales, personajes de fondo o incluso alguna de las piezas de comida que caen durante la película", ha explicado Marcos González, quien participó finalmente en "unos 90 planos" de la película.

González recuerda cómo cuando la película empezó a producirse sabía que tenía que intentar formar parte del proyecto, de ahí que le pidiera al director de animación "poder realizar una prueba" que le dio a conocer dentro del estudio, de manera que cuando necesitaron contratar más animadores le llamaron.

Así entró a formar parte de esta película basada en la novela homónima escrita por Judi Barrett.

Después de participar en "Lluvia de albóndigas", Marcos González ha trabajado como animador para videojuegos en Santa Mónica, algunos de los cuales se han estrenado recientemente -Grand Thief Auto o The balad of gay Tony-, y otros se publicaran el próximo año.

Desde su punto de vista, la industria de la animación "está en su mejor momento comercial", ya que entre las 20 películas más taquilleras de todos los tiempos hay cuatro de este género y "todas ellas tienen personajes digitales como parte de los efectos especiales".

Lamenta que en España "no haya una continua producción películas de animación", lo que obliga a personas como él a tener que irse "allí donde haya trabajo".

González recuerda la época de esplendor de la animación española, cuando "la mayoría de las series americanas se realizaban en España", pero después "los productores se fueron a otros países más rentables, se conservó el conocimiento y se crearon muchos pequeños estudios que de vez en cuando unían esfuerzos para producir algún largometraje".

En este contexto, expresa su confianza en que con empresas como "Kandor moon", en Granada, -este año compite en los Oscar en la categoría de cortometraje de animación- y de "Ilion", en Madrid, "la industria despegue y se produzcan muchas mas películas de animación en España".

Marcos González reconoce que su situación actual se la debe tanto a su familia, como a los "amigos" que ha conocido en Los Ángeles, entre los que figuran "otros animadores españoles exiliados".