Público
Público

Animalario lleva a escena la crueldad de la venganza con "Tito Andrónico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La desgarradora obra shakesperiana "Tito Andrónico" se estrenará mañana en el Festival de Mérida, a las 23:00 horas, de la mano de la compañía teatral Animalario, dirigida por Andrés Lima, para ofrecer una visión cruel de la violencia y la muerte en unas relaciones humanas marcadas por la venganza.

El montaje, que ha sido presentado hoy, "es una tragedia sobre las relaciones humanas" a través de la violencia que utiliza el poder para ejercerla, según ha explicado su director en rueda de prensa.

De ahí que la muerte tenga una presencia continua en esta función, que es "destructiva como un volcán" al igual que la condición humana que se deja guiar por "el ojo por ojo o en este caso la muerte", incluyendo pasajes tan duros como la violación o la antropofagia.

Esta tragedia familiar tiene por escenario a Roma como paradigma de la civilización y heredera de costumbres y recuerda, en ocasiones, a las grotescas historias "sobre la mafia porque también hay algo de putrefacto, podrido y corrompido en esta obra", ha añadido.

"Tito Andrónico" representa un mundo regido por esa continua crueldad, donde los familiares se dan muerte entre sí y, afirma Lima, hace "que se abrace más la sangre que la fraternidad".

Esta obra de Shakespeare, que bebe fuentes de la tragedia clásica, "es una apuesta descarnada y cruel pero rebosante de belleza" como la pintura de Francis Bacon en la que se inspira esta aventura teatral.

Con todo, el director de Animalario niega que sea "gore", como algunos la han calificado, ya que "está hecha desde una profunda reflexión estética", invitando a los espectadores durante la representación a pensar qué debemos hacer.

Tito Andrónico, encarnado por Alberto San Juan, tras cuarenta años de ejercer violencia, acaba siendo devorado por ella y se da cuenta "que el bien y el mal no existen" y todo aquello que había motivado su comportamiento destructivo carece de valor, según ha explicado el actor.

Por su parte, Javier Gutiérrez da vida al emperador Saturnino que, según lo ha definido éste, es "un tipo aferrado a la poltrona, con la única ambición del poder" y que no dista mucho de los políticos actuales.

La reina Tamora, víctima de su propio dolor, se mantendrá durante toda la función firme en su objetivo, vengar la muerte de su primogénito y "demostrar que a una reina no se la pone de rodillas en plena calle para implorar en vano su perdón", explica Nathalie Poza, quien da vida a este personaje.

El director del Festival de Mérida, Francisco Suárez, ha negado que la obra sea "provocativa", ya que, según él, "la verdadera provocación está en la mediocridad", y ha destacado que se trata de una compañía teatral de "inconformistas y rebeldes con causa en su planteamiento artístico".

"Tito Andrónico" provocará "emociones de primer nivel y buenos resultados en el arte escénico" en un esfuerzo de "compromiso social y cultural" tan políticamente necesario en esta sociedad "blanda y apelmazada", ha subrayado Suárez.

La obra es un "volcán en erupción a punto de estallar" y, en una edición donde el fuego de las pasiones están presentes durante todo el Festival, Suárez ha instado a la comprometida compañía Animalario a que "nos quemen un poquito y nos despierten".

Para encontrar la esencia de "Tito Andrónico", la compañía ha realizado talleres en Colombia, Sevilla y Madrid, prestando especial importancia a las aportaciones del elenco de actores, en este caso diez, que ostentan papeles diferentes y a su vez hacen de coro.

La iluminación corre a cargo de Dominique Borrini, al frente de la escenografía y el vestuario se encuentra Beatriz San Juan y el encargado de ambientar el espacio y la música es Nick Powell.