Público
Público

Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop, no dejó nada a sus dos hijas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Anita Roddick, la fallecida fundadora de la cadena de cosméticos naturales The Body Shop, cumplió con su promesa de no dejar nada de su fortuna a sus dos hijas, Sam y Justine, según informa hoy el diario británico "The Times".

Roddick, fallecida el año pasado de un derrame cerebral, había admitido en su día que le parecía obscena la idea de beneficiar a sus hijas con el dinero que acumuló con la venta de sus productos.

Según pudo saber el rotativo, la empresaria dejó 51 millones de libras (unos 62,7 millones de euros) -fruto de los beneficios que recibió con la venta de The Body Shop en el 2005 al gigante de cosméticos francés L'Oréal- a la fundación que lleva su nombre.

La Fundación Roddick apoya a entidades no gubernamentales como la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) y el grupo ecologista Greenpeace.

Las dos hijas de la empresaria ya habían admitido que respaldaban la decisión de su madre.