Público
Público

Annie Lennox y Julia Ormond se rebelan contra la invisibilidad de la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cantante Annie Lennox y la actriz Julia Ormond han unido hoy sus voces para concienciar a la sociedad sobre la pobreza y la muerte anual de nueve millones de niños y pedir el boicot a las empresas que usan mano de obra esclava, una realidad que sucede "delante de nuestras narices, pero son invisibles".

Durante la presentación de una campaña de Save the Children para reducir la mortalidad de los menores de cinco años, Ormond y Lennox -ambas activistas de derechos humanos y empeñadas en la lucha contra el VIH/SIDA-, han apelado a los Gobiernos, empresas, ONG y a la propia sociedad para luchar contra la "trampa de la pobreza".

La ex integrante de "Eurythmics", que junto a Ormond, Eduardo Galeano, Claudia Cardinale y Bárbara Hendricks recibirá hoy el premio Save the Children Amigo de los Niños, ha dicho que los datos de muerte y pobreza pueden sonar a "abstracto", pero ocurren y, por tanto, hay que "conectar" con estas cifras en los países ricos.

En este sentido, la cantante británica ha pedido a los medios de comunicación que informen de estos temas en primera plana, "no en páginas interiores", y ha reclamado un mayor trabajo conjunto entre las ONG, a las que gustaría ver reunidas más a menudo.

Ormond, presidenta y fundadora de la Alianza para acabar con la Esclavitud (www.assatcampaign.org) y embajadora de derechos humanos de la ONU, ha apelado al consumidor para romper la cadena que perpetúa la pobreza en el tercer mundo, boicoteando productos cuya procedencia se desconozca o resulte sospechosa.

Según la protagonista de "Sabrina y sus amores" o "Leyendas de pasión", los Gobiernos no harán nada si la población no se lo pide y, aunque no se trate de "avergonzar" a las empresas, sí hay que decirles que "ellos conocen mejor su cadena de suministro que nosotros y pueden acabar con la esclavitud".

La campaña presentada hoy por Save the Children "Todos contamos para salvar vidas", cuyo lanzamiento oficial será el próximo 5 de octubre, es la mayor emprendida en la historia de esta organización y supondrá una inversión de 1.500 millones de dólares, ha explicado su director en España, Alberto Soteres.

La iniciativa pretende alcanzar el cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio: reducir en dos tercios la mortalidad infantil de menores de cinco años hasta el 2015.

"Mientras que en países occidentales como el nuestro se han encendido todas las alarmas por la gripe A, países como Sierra Leona se enfrentan continuamente al impacto de lo que sería el equivalente a 2.200 epidemias de gripe A al mismo tiempo, en cuanto a la mortalidad infantil de menores de 5 años", ha dicho Soteres.

Pese a la reducción de la mortalidad infantil habida en la última década, unos nueve millones de niños morirán antes de cumplir los cinco años, según el informe "La siguiente revolución: démosle a cada niño la oportunidad de sobrevivir", dado a conocer hoy por Save the Children.

El 90 por ciento de estos niños morirán por causas perfectamente previsibles, como la neumonía, la diarrea, el sarampión, la malaria o el VIH/SIDA.

A consecuencia de la crisis financiera mundial, ha añadido Soteres, entre 200.000 y 400.000 niños adicionales perderán la vida cada año hasta 2015.

En Afganistán, uno de cada cinco niños morirá antes de tener cinco años y en toda la región de África subsahariana esta cifra ascenderá a uno de cada siete.

El acto de entrega de los Premios Save the Children Amigo de los Niños contará con la intervención de todos los premiados y con la actuación de Angels Choir, un coro formado por niños y niñas sudafricanas pertenecientes a un proyecto que pretende dar una oportunidad a menores en situación desfavorecida a través de la música.