Público
Público

El año 2008 se comió un trimestre en las matriculaciones de automóviles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La más que previsible caída del mercado automovilístico español en un 28% este año, en relación a 2007, será la mayor de la historia en un ejercicio anual y, con una diferencia de 453.000 turismos menos matriculados, supondrá la nulidad en ventas de un trimestre en un año normal.

A la espera de que mañana las asociaciones de fabricantes (Anfac) y de vendedores (Ganvam) de automóviles faciliten los datos definitivos de diciembre y del cierre del ejercicio, las previsiones apuntan a una reducción en el mes del 49,2%, la segunda peor del año y la tercera más alta de la historia.

El comportamiento del segmento de turismos y todoterrenos, que representa las tres cuartas partes de la demanda automovilística española, no ha sido un hecho aislado.

Los vehículos comerciales ligeros e industriales también han arrojado, sobre todo en la segunda parte del año, fortísimas caídas de matriculaciones, lo que llevará el resultado anual a un registro negativo más alto que ese 28%.

Ha sido 2008, pues, un año negro para esta industria afectada por la crisis de confianza de los consumidores en cuanto a los turismos y por la caída en las inversiones en bienes de equipo por lo que respecta al área de vehículos comerciales e industriales.

Otra área automovilística como la que ocupan las motocicletas han seguido la senda negativa y apuntan a un cierre de ejercicio con una reducción de matriculaciones por encima del 30%, ya que hasta noviembre el descenso acumulado era del 32,2% en ciclomotores y del 22,6% en motocicletas.

El sector de las dos ruedas se ha visto especialmente perjudicado por una reforma del Impuesto de Matriculación en función de las emisiones de CO2 y potencia, que no se homologa con los automóviles.

Una discriminación que han denunciado las principales asociaciones motociclistas por entender que no se ha tratado bien a un vehículo que tiene menos poder contaminante que los coches y se postula como alternativa de movilidad limpia.

En el segmento de turismo, los pronósticos coinciden en señalar que 2008 cerrará con 1.161.000 matriculaciones, frente a las 1.614.835 del año pasado.

Un parangón con el ejercicio recién cerrado se encuentra en el año 1993, cuando la caída fue del 23,5%, pero el registro de matriculaciones solo llegó a las 792.590 unidades, la más baja de los últimos veinte años.

El comportamiento del ejercicio recién terminado ha tenido dos partes bien diferenciadas: un primer semestre con 702.371 matriculaciones, un 17,2% menos, y un periodo julio-diciembre con sólo 458.629 matriculaciones (casi la diferencia de matriculaciones en unidades entre 2007 y 2008), frente a las 762.875 del mismo periodo de 2007, es decir una reducción más que significativa del 39,9%.

En el juego numérico de ambos semestres, mientras la primera mitad copó el 60,4% de las matriculaciones anuales, el segundo sólo llegó a alcanzar el 39,6% restante, cuando en 2007 el primer semestre representó el 52,7% y el segundo el 47,3%.