Público
Público

Un año de cárcel para el ciclista desnudo de San Sebastián

El ciclista francés que suele circular desnudo por la ciudad se negó a los requerimientos que le hizo la Policía Local para que se vistiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ciclista francés que suele circular desnudo por San Sebastián ha sido condenado a un año de cárcel por pasearse sin ropa ante varios menores y un grupo de disminuidos psíquicos y negarse a los requerimientos que le hizo la Policía Local para que se vistiera.

Según la sentencia del caso, los hechos se produjeron sobre las 14:30 del 30 de mayo de 2009, cuando dos agentes de la Guardia Urbana descubrieron al acusado paseando en bicicleta 'totalmente desnudo' por la Plaza de la Brecha, donde se celebraba una feria de artesanía y que, al ser domingo, estaba 'repleta' de personas, entre las que se encontraban 'muchos menores de edad' y 'un grupo de minusválidos psíquicos'.

Los policías se acercaron al nudista, que tiene antecedentes por hechos similares en su país, y le pidieron que se vistiera, pero el procesado hizo caso omiso, bajó de la bicicleta y comenzó a discutir con los guardias, lo que originó un 'revuelo' y que la gente se arremolinara en las proximidades, mientras algunos de los presentes comenzaba a insultar al ciclista.

El escrito judicial precisa que el imputado 'aprovechó' el tumulto y el hecho de que algunas personas habían comenzado a sacarle fotos para adoptar 'distintas posturas y poses' y 'mostrar su cuerpo desnudo, realzando la zona de las nalgas y de los órganos genitales', con 'pleno conocimiento de que estaba siendo observado por menores' y por un grupo de disminuidos psíquicos. Ante esta situación, los agentes volvieron a ordenarle que se vistiera, pero el acusado 'con un evidente ánimo de menospreciar el principio de autoridad' se negó a hacerlo, por lo que fue trasladado a dependencias policiales donde mantuvo su oposición a cubrirse.

La sentencia recuerda que 'actualmente' el delito de exhibicionismo 'tiende a proteger a la infancia', porque los niños son personas 'cuya personalidad se encuentra aún en formación' y 'la contemplación o realización de actos de elevada proyección sexual o erótica' puede resultar 'perjudicial' a 'su desarrollo evolutivo', porque no cuentan con la madurez necesaria para establecer el alcance de estos hechos.