Publicado: 02.05.2014 11:31 |Actualizado: 02.05.2014 11:31

Un año de cárcel por pegar al revisor del autobús urbano de Barcelona que le pidió el billete

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un juzgado de Barcelona ha condenado al pasajero de un autobús a un año de cárcel por un delito de atentado por agredir y lesionar al conductor del vehículo y al inspector de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) que le exigieron que pagara el billete.

La sentencia, dictada por el juzgado de lo Penal número 23 de Barcelona, es la segunda condena, tras una dictada el pasado mes de enero contra una mujer que también pegó a un interventor, en la que el juez considera que los empleados de la compañía de transportes deben ser considerados autoridades, por lo que atacarlos supone un delito de atentado.

Según la sentencia, el suceso ocurrió el 12 de enero de 2013 cuando el pasajero, F.J.C.C., se subió a un autobús de la línea 37 en una parada del paseo de la Zona Franca de Barcelona. El pasajero se trasladó al final del autobús sin validar ninguna tarjeta ni pagar ningún billete, por lo que el conductor y un revisor "debidamente uniformados y ostentando la condición de inspectores de TMB" le requirieron para que pagara el viaje.

El acusado, según la sentencia, les increpó e insultó, antes de comenzar a dar patadas y puñetazos al inspector de TMB. Entonces, el conductor frenó el autobús y acudió a auxiliar a su compañero, momento en el que el pasajero también propinó dos puñetazos en la cara al chófer.

El pasajero, que ha aceptado la pena de un año de cárcel por delito de atentado, con la atenuante de drogadicción porque estaba bajo los efectos de sustancias psicotrópicas, también deberá pagar una multa de 120 euros como autor de dos faltas de lesiones e indemnizar a la compañía con 71,74 euros como compensación por el "lucro cesante" por el tiempo en que el autobús estuvo detenido.

El año pasado se registraron 26 agresiones a empleados de autobuses en Barcelona en acto de servicio y en lo que llevamos de año se han producido cuatro, casi siempre derivadas de discusiones con conductores de otros vehículos o con pasajeros. Los empleados de TMB que son agredidos en el ejercicio de sus funciones son defendidos por los servicios jurídicos de la compañía, que en 2013 consiguieron 17 condenas y otras cinco en el primer trimestre de este año.

Fuentes de TMB han comentado que este tipo de incidentes están teniendo una respuesta penal más dura desde que se incluyó el año pasado una disposición adicional en la ley que regula el transporte de viajeros por carretera que establece la consideración de agentes de la autoridad de los empleados de las empresas de transporte público.