Público
Público

Cada año mueren 167.000 personas en la UE por dolencias relacionadas con el trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cada año mueren 167.000 personas en la UE-27 por problemas de salud relacionados directa o indirectamente con su trabajo, según el director de la Agencia Europea para la Seguridad y en el Trabajo, Jukka Takala.

En una entrevista con Efe, Takala explicó que, además de las enfermedades profesionales propiamente dichas, existen otras patologías como el cáncer o los problemas cardiovasculares, causadas por factores relacionados con la clase de trabajo que se desempeña, que en el largo plazo provocan la muerte.

Además, subrayó que muchas enfermedades son difíciles de percibir y algunas, como los problemas musculares u óseos, pueden tardar en diagnosticarse muchos años.

Takala recordó que cuando trabajaba en la Organización Internacional del Trabajo, en 2006, en España los registros sobre problemas de salud relacionados con el trabajo (1,1 millones) superaban por mucho la suma de accidentes y enfermedades laborales (700.000).

Por entonces, calcula, en España estaban muriendo "10.000 personas al año" como consecuencia de enfermedades derivadas en parte de factores relacionados con su trabajo.

De acuerdo con los últimos datos de Eurostat disponibles, (correspondientes a 2007), el 8,6% de los trabajadores en la Unión Europea de los 27 tuvo enfermedades relacionadas con el trabajo, frente al 5,8% registrado en España.

Takala se mostró "muy descontento" con el presupuesto destinado a la agencia que dirige -que tiene su sede en Bilbao- teniendo en cuenta la alta mortalidad de la UE por causas relacionadas con enfermedades o accidentes laborales.

Explicó que frente a los 400 trabajadores de la Agencia de Seguridad Aérea, el organismo que preside cuenta sólo con 40 colaboradores.

"Me alegra viajar seguro, pero no que nadie se ocupe de la seguridad en los centros de trabajo", añadió.

En su opinión, señaló Takala, el aumento de políticos con ideas conservadoras en los gobiernos y en el parlamento europeos podría reflejarse a largo plazo en un recorte de los gastos que se destinan a la seguridad laboral.

"El factor político", agregó, puede afectar a la prevención de riesgos laborales en el largo plazo y citó como ejemplo el caso de Suecia, donde, recordó, hace tres años un gobierno conservador cerró el equivalente al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

Respecto al caso de España, Takala dijo que de acuerdo a una encuesta paneuropea sobre la percepción que los ciudadanos tienen de la eficacia de la prevención laboral en las empresas, la gente valora que el país ha mejorado en este sentido, aunque reconoció que la siniestralidad laboral sigue siendo alta en relación con otros países europeos.