Público
Público

Cada año mueren España entre 90 y 150 niños por ahogamiento, según la Asociación DIA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes, que hoy ha presentado en Valencia su campaña de verano de 2008, ha informado que "cada año mueren en España entre 90 y 150 niños por ahogamiento en playas, piscinas, ríos y embalses y el 86 por ciento de éstas se produce en instalaciones privadas".

"Un 60 por ciento de los niños que sobreviven a un accidente acuático tendrán secuelas permanentes", se indica en la nota distribuida por la Asociación DIA.

La citada entidad ha presentado hoy su campaña de verano para el año 2008 donde se recomienda a los padres y cuidadores "extremar las medidas de precaución con los menores en zonas de baño".

La Asociación advierte en el comunicado que "con la llegada del verano, son diversas las formas de distracción y diversión que buscan las familias para pasar ratos agradables con sus más allegados y en especial con sus hijos".

Según la nota "las piscinas, lagos, ríos, canales o el mar son los lugares más comunes para pasar estos días de sol".

"Sin embargo, advierte el escrito, hay que tener muy en cuenta los riesgos que se corren cuando hay niños, sobre todo en las zonas de baño.

Los accidentes no se pueden predecir pero si se pueden prevenir y es por ello, que desde la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA) se hace un llamamiento a la colectividad en general para que tome precauciones durante esta época.

La Asociación asegura que "los accidentes por inmersión en agua constituyen una causa importante de mortalidad infantil y de secuelas permanentes".

Aconseja que "para prevenir estos accidentes hay que vigilar siempre a los niños cuando se bañan y asegura que la mitad de los menores víctimas de ahogamiento fue visto dentro de la casa la última vez antes de producirse el incidente".

"Un 23 por ciento estaba previamente en el porche, en el patio o en el césped antes de ahogarse y un 77 por ciento de los fallecidos fueron perdidos de vista tan sólo cinco minutos, o menos, antes de encontrarlos flotando o sumergidos en el agua", se dice en el comunicado.

Indica asimismo el escrito que "los hoteles y zonas de descanso son propicias para estos accidentes por la relajación de los cuidadores" y también señala que "no debemos quitar importancia al peligro de bañeras y cubetas, ya que si su hijo es muy pequeño cualquiera de estos elementos puede ser causa de ahogamiento sin la debida vigilancia".

En la nota se pide "evitar los juegos peligrosos" y constata que "los ahogamientos por pérdidas de conocimiento, lesiones cervicales y fracturas son las lesiones más frecuentes".

"Un golpe en la cabeza puede causar daños cerebrales o una lesión medular irreversible", se dice.

Señala el comunicado finalmente que "el aumento del número de piscinas, sobre todo privadas, el consumo excesivo de alcohol y el incremento de prácticas acuáticas ha incrementado notablemente el índice de accidentes que se registran cada año".