Público
Público

Dos años de internamiento al conductor menor que mató a un joven de 14 años en Elda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un juez ha impuesto dos años de internamiento en régimen semiabierto y tres de libertad vigilada al conductor que, con 17 años, atropelló mortalmente en la acera a una joven de 14 en Elda (Alicante), al volante del todoterreno de su padre.

El fallo del juzgado de menores número uno de Alicante, facilitado a Efe, también acuerda suspender la ejecución de esos dos años de internamiento con la condición de que se cumpla la libertad vigilada y que durante dos años el joven no vuelva a ser condenado por delito alguno. Ademas, a que "muestre una actitud y disposición favorable a reintegrarse a la sociedad" y a que no cometa nuevas infracciones.

El juez impone esta medida como autor criminalmente responsable de un homicidio por imprudencia grave y tres delitos de lesiones en relación con una conducción temeraria, ya que también causó heridas a otros tres menores que se hallaban junto a la víctima mortal.

Durante el juicio, celebrado el 3 y 4 de diciembre, la familia de la fallecida pedía dos años de internamiento cerrado por conducción temeraria y cuatro en régimen semiabierto por otro de homicidio imprudente, así como otros cuatro de libertad vigilada, entre otras medidas.

Los hechos, que causaron una honda conmoción en Elda, ocurrieron sobre las 20 horas del 27 de octubre de 2007 cuando el condenado, que entonces tenía 17 años, conducía un todoterreno de marca Nissan propiedad de su padre, aunque sin la autorización del progenitor y a pesar de que, lógicamente, carecía del permiso de conducir.

"Con ánimo de presumir ante los jóvenes que allí se encontraban y se concentraban sobre todo los fines de semana" en una de las zonas más céntricas de Elda, se dirigió a la plaza Zapatero a "velocidad excesiva, con gran temeridad y con evidente desprecio por la seguridad y la integridad física de los que allí se encontraban".

Según continúa el fallo, al acceder a un tramo curvo de la calle Dahellos, el vehículo derrapó y perdió el control, lo que hizo que diera un volantazo e invadiera la acera del lado izquierdo durante trece metros.

En ese instante, sobre la acera se encontraba un gran número de peatones, entre ellos cuatro menores, de los cuales tres fueron golpeados y derribados al suelo y la última, de 14 años, arrollada, elevada y transportada en el capó del coche hasta ser proyectada sobre la calzada.

Dos de las ruedas del todoterreno pasaron sobre el cuerpo de la víctima y, a continuación, el menor aceleró y colisionó contra dos vehículos, a los que causó daños materiales.

El fallo refleja que los ocupantes del todoterreno salieron del habitáculo comenzando a hablar por el teléfono móvil "sin prestar atención a las víctimas, mostrando una actitud indolente antes las recriminaciones de los que se encontraban en el lugar".

Como consecuencia de las heridas, la joven falleció en el acto, por un traumatismo craneo-encefálico con pérdida de masa cerebral.

Los otros tres menores sufrieron lesiones que requirieron, además de la primera asistencia, tratamiento médico o quirúrgico.

La compañía La Patria Hispana, aseguradora del todoterreno, ha indemnizado a los familiares de la fallecida aunque los tres lesionados se reservan las acciones civiles al entender que aún no han curado sus heridas.

Durante el juicio, el menor condenado admitió los hechos aunque no la pena pedida por la familia de la fallecida.

Se presentó un informe técnico en el que se informaba de que el enjuiciado pertenece a una familia "normalizada con un sistema educativo y normativo estable" y que no presentaba ningún factor de riesgo que precise de ser tratado desde el medio cerrado.