Público
Público

Ansiedad no aumenta riesgo de delirio posquirúrgico en ancianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los pacientes mayores suelensufrir delirio después de una cirugía cardíaca, el cual noestaría asociado con la depresión o ansiedad prequirúrgicas.

"El delirio es una complicación psiquiátrica común despuésde una cirugía cardíaca", indicó el equipo del doctor KoenMilisen, de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

Debe prestarse "especial atención" a ese delirio porque elsíndrome está relacionado con una mala evolución del paciente,con altas tasas de complicaciones posquirúrgicas,hospitalizaciones más prolongadas y altas tasas de mortalidad.

En un estudio a largo plazo sobre 104 adultos mayoreshospitalizados por una cirugía cardíaca, el equipo halló que 27(el 26 por ciento) tuvo delirio posoperatorio durante unos dosdías.

Antes de la cirugía, el 56 por ciento de los pacienteshabía tenido síntomas asociados con la ansiedad y el 25 porciento había manifestado ansiedad generalizada. Algo más del 15por ciento había mencionado síntomas depresivosprequirúrgicos.

Según los autores, no se registró una relación entre laansiedad o la depresión antes de la cirugía y la aparición deldelirio posquirúrgico.

"Los pacientes y sus familias deben saber que el delirio escomún y grave, pero que en la mayoría de los casos estransitorio, a diferencia de la demencia", dijo Milisen aReuters Health.

"Dado que el delirio está asociado con una hospitalizaciónmás prolongada, una mayor probabilidad de derivación a un hogarde cuidados y un aumento del riesgo de mortalidad, el personalde salud debería controlar de manera activa su aparición yponer en práctica las intervenciones adecuadas", agregó.

Según el autor, a pesar de su alta prevalencia, el delirioestá subestimado en la atención de la salud.

"Dada su influencia sobre la mala evolución de lospacientes, los profesionales de la salud deberían aprovecharlos programas de entrenamiento actualizado sobre cómo manejaradecuadamente a los pacientes con delirio", finalizó elinvestigador.

FUENTE: Journal of the American Geriatrics Society,diciembre del 2008