Público
Público

Antecedente familiar no necesariamente eleva riesgo cáncer mama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Julie Steenhuysen

Las mujeres no corren automáticamentemás riesgo de desarrollar cáncer de mama sólo porque alguien desu familia obtuvo resultados positivos a una prueba genética dela enfermedad, informaron investigadores estadounidenses.

Los hallazgos traerían alivio a las mujeres de familias conantecedentes, luego de que un estudio en el 2007 sugiriera quesólo tener un pariente con mutaciones en los genes BRCA1 oBRCA2 elevaba el riesgo de una persona de desarrollar cáncermamario, aún cuando sus propios resultados fueran negativos.

"Los resultados son alentadores y tranquilizadores", dijola doctora Allison Kurian, de la Escuela de Medicina de laStanford University, cuyo estudio fue publicado en Journal ofClinical Oncology.

La mujer estadounidense promedio tiene alrededor de un 12 aun 13 por ciento de posibilidades de desarrollar cáncer depecho en su vida.

Alrededor de un 5 a un 10 por ciento de los tumoresmamarios son genéticos y la mayoría de esos casos sonprovocados por anormalidades en los genes BRCA1 o BRCA2.

Las mujeres con esas variaciones genéticas corren entrecinco y 20 veces más riesgo de padecer cáncer de mama o deovario, y deben someterse a pesquisas oncológicas másintensivas y tomar otras precauciones para reducir su riesgotumoral.

Muchas de esas mujeres optan por la extracción de las mamasu ovarios para evitar desarrollar cáncer.

Una vez que estas mutaciones aparecen en una familia, otrosmiembros también son evaluados. Suele considerarse que lasmujeres de esas familias que arrojan resultados negativos a laspruebas tienen casi el mismo riesgo que la población general.

Pero un estudio del 2007 publicado en Journal of MedicalGenetics desafió ese concepto, al sugerir que incluso lasmujeres que no portan la mutación cancerígena presente en lafamilia corren entre dos y cinco veces más riesgo dedesarrollar cáncer.

Eso creó una ansiedad considerable entre los médicos y laspacientes, dijo Kurian durante una entrevista telefónica.

Para el nuevo estudio, su equipo analizó datos de más de3.000 familias con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 detres países: Estados Unidos, Canadá y Australia.

Los expertos compararon las tasas de cáncer entre lasportadoras y las no portadoras de las variaciones en los genesBRCA1 y BRCA2 con antecedentes familiares.

El equipo no halló evidencia de una aumento del riesgo decáncer mamario entre las mujeres que no portaban la mutaciónque sí estaba presente en algún otro miembro de su familia.

"Es tranquilizador que no observamos ninguna señal deriesgo de cáncer elevado en las mujeres que arrojan resultadosnegativos a una mutación (con presencia) familiar", finalizóKurian.