Público
Público

Los antiabortistas se hacen con 150 vallas publicitarias

Exigen a Gallardón que acelere la modificación de la ley e impida ya las mujeres decidir sobre sus embarazos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización antiabortista Derecho a Vivir (DAV) ha puesto en marcha este martes la campaña #Borraelaborto para pedir al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que impulse la derogación de la Ley del Aborto de 2010 y elabore una nueva normativa que acabe con el derecho de las mujeres para decidir sobre su cuerpo. La iniciativa incluye la instalación de 150 vallas publicitarias en 17 ciudades españolas además de la emisión de spots de televisión y cuñas de radio en varios medios de comunicación, según ha explicado la portavoz del colectivo, Gádor Joya.

La pediatra y representante del grupo, con la ayuda de voluntarios de la organización, ha sido la encargada de descubrir el primero de los carteles, que se ha instalado en la fachada de la sede de DAV y en el que se puede leer la consigna 'Hay niños que nunca podrán sonreír. Morirán antes', junto con una imagen y una apelación al ministro de Justicia, responsable de la reforma de la ley que el Gobierno pretende llevar a cabo.

Además de la instalación de carteles en las calles, la iniciativa incluye la apertura de una página web para que los ciudadanos que lo deseen 'borren' una letra del texto de la actual legislación, seleccionándola con el ratón del ordenador. La portavoz del grupo ha explicado que, una vez las páginas hayan quedado en blanco, serán entregadas al Ministerio de Justicia, para 'reflejar simbólicamente el sentir de los españoles que quieren que la ley Aído sea borrada de la legislación española'.

De este modo, DAV pretende dar 'un espaldarazo' a la decisión del Gobierno de 'proteger la vida humana desde el momento de la concepción'. En este sentido, Joya ha recordado el compromiso electoral del PP de 'ajustarse a la doctrina del Tribunal Constitucional y proteger la vida humana' y ha asegurado que, 'a pesar de que hay algunas voces discordantes dentro del Ejecutivo', el Gobierno 'tiene que saber que se debe a los españoles que le han votado'.