Público
Público

Antiabortistas toman Madrid como "capital de la vida"

"Somos jóvenes y estamos a favor de la vida. ¡Aborto, no!", señala un participante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras la pitada por la mañana frente al Ministerio de Igualdad, miles de personas han recorrido las calles de Madrid para protestar contra la reforma del la Ley del Aborto. En un ambiente familiar, las numerosas personas que comenzaron la manifestación pasadas las 17:00 horas, finalizándola sobre las 19.00, han portado en todo momento una pancarta con el lema de la movilización: Cada Vida Importa.

Al acto, convocado por más de cuarenta asociaciones, se han desplazado miles de ciudadanos de toda España en diversos medios de transporte. En el recorrido participaron algunos sacerdotes y monjas, junto a representantes de diversos partidos.

El baile de cifras habitual sitúa en dos millones los participantes, según las fuentes de la organización, y en 1,2 millones, según la Comunidad de Madrid.

Los participantes concentrados en Madrid han realizado numerosas declaraciones. 'Hemos venido en tren y metro. Es una excursión, pero había que estar aquí', ha señalado un joven padre junto a sus dos hijos. Algunos jóvenes han asegurado que 'somos jóvenes y estamos a favor de la vida', 'si mis padres hubieran abortado yo no estaría aquí' y 'nadie tiene derecho sobre la vida de nadie'.

Piluca, en declaraciones a Telemadrid, señalaba: 'somos jóvenes pero queremos defender la vida', junto a una pancarta que reza 'tengo 16 y digo no'. Mientras, una de sus amigas señaló que 'no podemos comprar tabaco ni alcohol y podemos abortar. ¿Esto qué es?'.

'Lo estamos pasando genial, es una fiesta de las familias, 'hay que cerrar el Ministerio de Igualdad por abortista radical', 'Zapatero: deja en paz a nuestras hijas y preocúpate de las tuyas' y 'la España nuestra está a favor de la vida', han sido otras de las declaraciones a los medios realizadas por algunos de los participantes.

Destacaron entre los manifestantes la presencia de numerosos dirigentes y militantes del PP, entre ellos el ex presidente José María Aznar, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y Ana Mato. Los encargados de leer los manifiestos han sido el presidente del Foro de la Familia y las representantes de la asociación Mujeres contra el Aborto, las periodistas Isabel San Sebastián, Cristina López Schlichting e Isabel Durán, junto a otras personalidades como María Vallejo Najera, Regina Otaola, Teresa Rabal o María Ostiz.

Los organizadores han impreso 100.000 carteles anunciadores, 800.000 dípticos explicativos, 20.000 camisetas con el lema y el logotipo, y 5.000 banderas que se han repartido en la manifestacón.

'¿A quién invitamos? A los 48 millones de españoles, y no vamos a preguntar si militan en algún partido, si tienen algún cargo, si llevan sotana o si practican ceremonias en una sinagoga o una mezquita', señalaba Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, en declaraciones a RNE.

Aunque no están entre los convocantes, los obispos españoles habían instado a la ciudadanía a acudir a la manifestación. 'Una sociedad, un pueblo que mata a sus hijos es un pueblo sin futuro', dijo a principios de mes el portavoz de los obispos, Juan Antonio Martínez Camino. Bajo el lema 'Por la mujer, la vida y la maternidad', la marcha se ha iniciado en la Puerta del Sol y ha terminado en la Puerta de Alcalá, donde se ha realizado la lectura de los manifiestos. Los participantes han portado numerosos banderines de Provida, pancartas con mensajes de sus reivindicaciones y también se han visto numerosas banderas españolas.

El Gobierno considera que la nueva ley es más garantista y ofrece seguridad jurídica tanto a las mujeres que deciden abortar como a los profesionales médicos que practican la interrupción del embarazo, y ha calificado de hipócrita la actitud del PP ante la norma.

'A la derecha sólo le preocupa el aborto cuando gobierna la izquierda, como se puso de manifiesto cuando gobernaba Aznar y el Partido Popular que no derogaron la actual ley del aborto, que es una ley más permisiva y con menos garantías que el proyecto que se está tramitando en este momento', declaró el sábado el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco.