Público
Público

Antich cierra su crisis de gobierno con sus socios

Acuerdan que sólo los imputados a lo! que procese el juez dejarán sus cargos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si nada se tuerce a última hora, el socialista Francesc Antich anunciará hoy públicamente que ha logrado 'recomponer' su pacto de gobierno con sus socios de Unió Mallorquina (UM) y Bloc per Mallorca. La estabilidad en el Ejecutivo de Balears, el Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma queda garantizada.

Los tres aliados desatascaron ayer la situación tras llegar a un principio de acuerdo sobre un código ético para luchar contra la corrupción. No es un texto de máximos, como quería el Bloc, pero sí va un paso más allá de lo firmado en las reuniones del viernes. El pacto impedirá que cualquier persona imputada pueda ser nombrada para ejercer un cargo público a partir de ahora. Además, todo aquel que sea procesado es decir, cuando el juez imponga medidas cautelares o abra un juicio oral deberá dejar su cargo. Si ocupa un escaño en las instituciones, tendrá que dimitir o ser suspendido de militancia, informa Efe.

Según este acuerdo, Miquel Àngel Grimalt, de UM, podrá seguir al frente de la Conselleria de Medio Ambiente. Por ahora, está imputado por la operación Maquillaje, una pieza separada del caso Son Oms. El juez aún no ha dictado auto de procesamiento contra él. En la misma situación están la presidenta del Parlament balear, Maria Antònia Munar, también de UM, y el presidente del Consell de Ibiza, Xico Tarrés, del PSIB-PSOE.

El acuerdo tampoco alcanza a Miquel Nadal, que dimitió el jueves

El acuerdo tampoco alcanza a Miquel Nadal, el conseller de Turismo que dimitió el jueves, acorralado por su imputación en los casos Can Domenge y Maquillaje. Hasta que los tribunales no le procesen, no tendrá que dejar su acta de concejal y de portavoz de UM en el Ayuntamiento de Palma. Ahí perdió el pulso el segundo teniente de alcalde del Consistorio, Eberhard Grosske, miembro de IU, una de las cuatro formaciones que integran el Bloc. Grosske había anunciado el sábado la 'suspensión de relaciones' con UM hasta que Nadal se marchase.

El concejal de IU no podrá protestar más porque 'hay consenso en todos los partidos del Govern' respecto al código ético. Es más, hoy será 'validado' por los líderes del PSIB, Francesc Antich; UM, Miquel Àngel Flaquer, y el Bloc, Biel Barceló, el que más ha presionado en las últimas horas por subir el listón del pacto.

Los firmantes del acuerdo admitieron ayer las insuficiencias. Un parlamentario procesado, por ejemplo, será expulsado de su partido y mandado al Grupo Mixto, pero lógicamente no se le podrá forzar a abandonar su escaño.

Es lo que de hecho ya pasó con Tomeu Vicens, ex miembro de UM que todavía se sienta en la Cámara pese a hallarse en libertad bajo fianza por el caso Son Oms, que remite al presunto cobro de comisiones en la recalificación de un polígono homónimo en Palma.