Público
Público

Antich vuelve a tender la mano al PP y UM, y elude hablar de crisis institucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Govern balear, Francesc Antich, ha vuelto hoy a tender la mano a la oposición, PP y UM, para llegar a acuerdos con ocasión del discurso que ha ofrecido en el Parlamento de las islas, en el que ha eludido hablar sobre la crisis institucional generada tras la expulsión de UM del Ejecutivo.

Tanto PP como Unió Mallorquina (UM) han criticado con severidad la intervención del presidente porque no ha explicado en ningún momento qué hará ahora que se encuentra en minoría parlamentaria y cómo sacará adelante sus iniciativas.

Este pleno extraordinario fue solicitado por el PP para que Antich se pronunciara sobre la crisis institucional en Baleares y la estabilidad del Ejecutivo tras el cese hace unos días de los tres consellers de UM del Govern, y también los del Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma.

Sin embargo, el presidente ha obviado esta cuestión y se ha centrado en repasar su política económica y en solicitar a la oposición que se sume a su propuesta de poner en marcha un "plan contra la crisis", de medidas legislativas y económicas principalmente.

El mandatario autonómico ha dicho que es "consciente" de que la expulsión de UM supondrá un "sobreesfuerzo" de entendimiento con la oposición, y ha aseverado que todos los partidos, "más allá de las diferencias ideológicas, deben demostrar" a los ciudadanos que son capaces de trabajar juntos para superar la actual situación.

Antich ha dejado claro su intención de "seguir gobernando" y ha manifestado que la crisis económica obliga a "todos" a actuar con "responsabilidad, al Govern en primer lugar".

El presidente ha mantenido que en Baleares hay en la actualidad tres crisis: "económica, de modelo y de confianza de la ciudadanía", por lo que ha pedido a todos los grupos políticos que "actúen con el nivel de responsabilidad que corresponde a las dificultades del momento", que supone que halla "muchas personas que lo están pasando mal", ha lamentado.

Posteriormente, Antich ha repasado las 13 medidas que integran el "pacto contra la crisis", que el presidente explicó hace unos días a la oposición y a la opinión pública, con la esperanza de que PP y UM se sumen al mismo.

La primera de ellas, la Ley del Sector Público, será aprobada mañana por el Consell de Govern y su propósito es luchar contra la corrupción en la gestión de gobierno.

El Grupo Popular ha denostado el discurso porque, en vez de explicar la crisis institucional, Antich se ha limitado a dar un "discurso de investidura".

El portavoz parlamentario del PP, Francesc Fiol, ha tildado de "anomalía democrática severa" el hecho de el presidente haya eludido responder al requerimiento de la Cámara autonómica de que tratara sobre la crisis institucional.

Fiol ha insistido en que Baleares ya no está gobernada por la mayoría sino por una minoría, por lo que el presidente debería haber explicado esta situación y las razones que le llevaron a romper el pacto que hasta ahora sostenía con UM en las principales instituciones de las islas.

El portavoz y presidente de UM, Josep Melià, ha expresado la misma crítica que el PP: "me sorprende que casi no haya dado explicaciones sobre la crisis institucional".

"La intención de Antich, explicitada hoy, es gobernar en minoría. Por tanto, veremos si es capaz de gobernar en minoría y sacar adelante su acción de gobierno; si él no es capaz, se tendrán que buscar otros mecanismos", ha advertido Melià.