Público
Público

Los antidepresivos implicarían riesgos después de la menopausia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Un nuevo estudio indica quelas mujeres mayores que toman antidepresivos tienen un pequeño,pero evidente, aumento del riesgo de sufrir un accidentecerebrovascular (ACV) y de morir comparado con aquellas que nolos usan.

Pero dado que la depresión es un factor de riesgo de muertetemprana, enfermedad cardíaca y otros problemas, el autor dijoa Reuters Health que el estudio no es motivo para que lasmujeres que necesitan esos fármacos los dejen de usar.

"Las mujeres no deberían suspender los medicamentos apartir de este estudio, que le aporta más información a médicosy pacientes sobre la estimación del riesgo-beneficio para lasadultas mayores", dijo Jordan W. Smoller, del Hospital Generalde Massachusetts, en Boston.

En Estados Unidos, el uso de antidepresivos se quintuplicódesde los 90, señaló el equipo en el estudio publicado enArchives of Internal Medicine.

Los llamados inhibidores selectivos de la recaptación deserotonina (ISRS), como Prozac y Zoloft, son hoy el tratamientode primera elección para la mayoría de los pacientes yreemplazaron a los llamados antidepresivos tricíclicos, quepodían dañar el corazón.

Pero poco se sabe sobre cómo los ISRS afectan la salud delcorazón, en especial en mujeres posmenopáusicas, que tienen másriesgo de desarrollar enfermedad cardíaca y depresión.

Para investigarlo, el equipo estudió a 136.293participantes de Women's Health Initiative, una investigaciónen curso sobre la salud femenina después de la menopausia.Ninguna mujer usaba antidepresivos al inicio del estudio.

Durante el seguimiento, que duró seis años, 5.496participantes empezaron a tomar antidepresivos.

No hubo una relación entre el uso de antidepresivos y laenfermedad cardíaca, pero el equipo observó que las usuarias deISRS tenían un 45 por ciento más riesgo de sufrir un ACV y un32 por ciento más riesgo de morir por cualquier causa duranteel seguimiento que las mujeres que no tomaban esos fármacos.

El uso de los tricíclicos no elevó el riesgo de ACV, perosí de morir (el 67 por ciento) durante el período deseguimiento.

Es importante, dijo Smoller, que esas cifras representan el"riesgo relativo". El riesgo real de sufrir un ACV o de moriren mujeres que usan esos fármacos fue más alto que en laspacientes que no los usaban, aunque seguía siendo pequeño.

El autor explicó que, por ejemplo, el 0,8 por ciento de lasmujeres que no usaban antidepresivos moriría en un año, adiferencia del 1,2-1,4 por ciento de las usuarias de losfármacos.

Mientras que el 0,3 por ciento de las mujeres que notomaban ISRS tendrían un ACV en algún momento, el 0,42 porciento de las usuarias de ISRS lo sufriría cada año.

Otra limitación del estudio, agregó Smoller, es que elefecto observado de los antidepresivos podría haber estadoasociado con el hecho de que las usuarias de los fármacostenían otros factores de riesgo que no se consideraron, comoestar deprimidas.

El aumento del riesgo de morir y de tener un ACV que estuvoasociado con la depresión, indicó el investigador, es similaral observado con los antidepresivos utilizados en el estudio.

Independientemente de todo, el equipo opina que la relaciónentre el uso de antidepresivos y la mortalidad se debeinvestigar mejor. "Más del 10 por ciento de los estadounidensesconsume antidepresivos. Es una categoría farmacológicaimportante que debemos comprender mejor", dijo Smoller.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 14/28 de diciembredel 2009