Publicado: 20.12.2013 11:50 |Actualizado: 20.12.2013 11:50

Un antiguo neonazi asume el cargo de gobernador en una región eslovaca

Kotleba, un exmaestro de 36 años de edad, es líder del extremista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), que surgió del ilegalizado partido neonazi Slovenská Pospolitost.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El extremista Marian Kotleba, quien en el pasado lideró un partido neonazi, asumió hoy su cargo de gobernador de la región eslovaca de Banska Bystrica, tras haber ganado, contra todo pronóstico, las elecciones regionales en noviembre pasado.

"La Unión Europea (UE) con sus limitaciones tiene una gran parte en la liquidación de todo lo bueno de nuestra región", señaló Kotleba en su discurso inaugural, retransmitido en directo por el Gobierno regional de Banska Bystrica.

Tras esas palabras el nuevo mandatario destacó que "primero están nuestros intereses y, en segundo lugar, los intereses de la Unión Europea". "Vamos a reducir la dependencia de la Unión Europea y buscar recursos dentro de la región", aseguró.

Kotleba, un exmaestro de 36 años de edad, es líder del extremista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), que surgió del ilegalizado partido neonazi Slovenská Pospolitost (Comunidad Eslovaca).

En el pasado, el líder extremista aparecía en público vestido con uniformes claramente inspirados en los nazis, y acompañado incluso de banderas del Partido Obrero, una formación de la República Checa que fue ilegalizada por su ideario extremista.

Kotleba fue detenido varias veces por incitación al odio y racismo, y su nuevo partido sigue agitando contra los gitanos en Eslovaquia, a los que suele llamar "parásitos".

El nuevo gobernador es además un declarado admirador de Jozef Tiso, el que fuera hombre fuerte de la Eslovaquia colaboracionista con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Mientras que Kotleba asumía su cargo hoy, activistas de una iniciativa cívica encendieron velas en la plaza central de Banska Bystrica en protesta por su elección, ha asegurado  Monika Pastuchova, portavoz del anterior gobernador regional.

Un activista, vestido de San Nicolás, repartió chocolatinas a la entrada del edificio del Gobierno regional pero no le se permitió acceder a la galería, relató Pastuchova por teléfono.

Desde la elección de Kotleba, "los canales de televisión del país, los blogs y comentarios han coincidido en la misma idea: hay que hacer algo, pero cómo se hará, cómo actuarán la elite y la gente, todo está abierto", agregó la portavoz.

Aunque la política regional no tenga gran relevancia en Eslovaquia, donde carece de gran poder, su inesperada victoria ha hecho saltar las alarmas en los grandes partidos.

Kotleba se impuso al candidato conservador y exministro de Trabajo Ludovit Kanik, y al socialdemócrata Vladimir Manka, vicepresidente del gobernante partido Smer, eurodiputado, y hasta ahora gobernador regional.

Banska Bystrica es la región más grande de Eslovaquia, con unos 600.000 habitantes, una fuerte minoría gitana y una tasa desempleo cercana al 20 % y en algunas zonas incluso del 30 %.