Público
Público

Los antiguos egipcios ya sufrían colesterol

La enfermedad cardiovascular tiene 3.500 años de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La enfermedad cardiovascular es la gran epidemia del siglo XXI, como dicen todos los especialistas. La obstrucción de las arterias por capas de ateroma (grasa, principalmente colesterol), denominada aterosclerosis, es una de sus mayores manifestaciones y se asocia al estilo de vida moderno: sedentario y con una dieta poco variada.

Pero un estudio presentado ayer en las sesiones científicas de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) y publicado de forma simultánea en JAMA, que se están celebrando en Orlando (EEUU), demuestra que este tipo de patología no es patrimonio de los tiempos modernos y podría tener, al menos, 3.500 años de antigüedad, los mismos que las momias analizadas por el profesor de Medicina del Mid America Heart Institute (Kansas, EEUU), Randall Thompson.

Este investigador realizó una tomografía axial computerizada (TAC, una conocida prueba de diagnóstico por imagen) a 22 momias del Museo de Antigüedades de El Cairo, datadas entre el año 1981 a.C. y el 364.

Las pacientes se seleccionaron entre las mejores conservadas del museo y las imágenes de sus arterias coronarias fueron analizadas por cinco especialistas en diagnóstico por imagen.

La identificación de calcificaciones en las paredes de una arteria 'claramente identificable' se consideró como un diagnóstico de aterosclerosis, y las calcificaciones en el lugar 'donde se podría esperar que hubiera una arteria' se definieron como 'posible aterosclerosis'. Además, un equipo de egiptólogos realizó un estudio biológico, antropológico y demográfico para determinar la edad, el sexo y la clase social de las momias.

Los investigadores pudieron identificar tejido cardiovascular en el 73% de las momias, es decir, en 16 de las 22 analizadas. La momia del ama de llaves de la reina Amrose Nefertari, Lady Rai, fue la enferma de aterosclerosis más antigua identificada.

Las imágenes demostraron que el 31% de las momias sufría una obstrucción en las arterias

Las imágenes demostraron que el 31% de las momias sufría una obstrucción en las arterias, mientras que un 25% adicional presentaba probable aterosclerosis. Tras analizar la edad de las momias cuando fallecieron, se observó que la calcificación de las arterias era mucho más frecuente en aquellas que habían fallecido con más de 45 años (87%) que en las muertas más jóvenes (25%). Aunque, en la actualidad, la enfermedad cardiovascular es más prevalente en mujeres que en hombres, en las momias egipcias el porcentaje de afectados por aterosclerosis era similar.

Los autores concluyen su estudio apuntando a que las momias analizadas no compartían factores de riesgo actuales, como el tabaco o la comida procesada. Por eso, su trabajo podría dar más peso al factor genético como causante de la enfermedad cardiovascular.