Público
Público

Usar antiinflamatorios contra la artritis no dañaría el corazón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Will Boggs

Una nueva investigaciónrevela que los pacientes con poliartritis inflamatoria quetoman antiinflamatorios no esteroides (AINE), como elibuprofeno, no tendrían un mayor riesgo de morir por enfermedadcardiovascular.

La poliartritis inflamatoria es un tipo de artritisreumatoidea (AR) que afecta a dos o más articulaciones.

El hallazgo de que las personas con poliartritisinflamatoria/AR usuarias de AINE no tenían un mayor riesgo demorir por enfermedad cardiovascular "tranquiliza de algún modoa los pacientes con AR que dependen de los AINE para controlarlos síntomas", dijo el doctor Nick J. Goodson a ReutersHealth.

El equipo dirigido por Goodson, de la Liverpool University,en el Reino Unido, estudió si el uso de AINE estaba asociadocon la mortalidad por causas cardíacas en un grupo de 923pacientes con diagnóstico de poliartritis inflamatoria.

La duración promedio del consumo de AINE fue de cuatro añosy el seguimiento de los pacientes duró unos 10 años; en eseperíodo, murieron 85 por enfermedades cardiovasculares.

El uso de AINE al inicio del estudio estuvo asociado con un46 por ciento menos riesgo de morir por enfermedadcardiovascular. Haber consumido AINE durante el período deseguimiento también estuvo significativamente asociado con unareducción del riesgo de muerte cardiovascular.

Según los autores, el aumento de la exposición a los AINEno profundizó la disminución de la mortalidad por causascardíacas, pero no tomar AINE estuvo asociado con un aumento dela mortalidad por causas cardiovasculares.

El equipo admite que los resultados contradicen laliteratura asociada con el uso de AINE en la poblacióngeneral.

"Independientemente de la reunión detallada de datoslongitudinales, existirían factores que causan confusión que nofueron medidos y explicarían nuestros resultados", dijoGoodson.

"Uno de esos factores sería que la indicación médica deAINE dependería de factores como la fragilidad, difíciles decuantificar. Eso habría alejado el uso de AINE de los pacientesmás débiles", opinó el equipo.

FUENTE: Annals of the Rheumatic Diseases, marzo del 2009