Público
Público

Los antitaurinos llaman al Parlament a poner fin a la "tortura" de los toros

"Las corridas no encajan en los nuevos valores de la sociedad" ha dicho en el hemiciclo Anna Mulá, portavoz de la Plataforma Prou! (¡Basta!)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Anna Mulà, portavoz de la plataforma 'Prou!' (¡Basta!), impulsora de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pide prohibir las corridas de toros en Cataluña, ha llamado hoy a los 135 diputados del Parlament a que se avengan a poner fin a la 'tortura de los animales como espectáculo'.

Así lo ha expuesto Mulà en los quince minutos de los que ha dispuesto para defender, en la tribuna de oradores del hemiciclo, la tramitación de la ILP, que sólo será posible si son rechazadas las enmiendas a la totalidad propuestas por PSC, ERC e ICV-EUiA.

Mulà se ha centrado en desgranar argumentos de la etología para probar que el toro, lejos de ser 'una cosa con la que nos podemos divertir haciéndolo sufrir', es un mamífero con 'sensibilidad psíquica y física', cuyo 'sistema nervioso que registra el dolor físico y lo transmite al cerebro'.

En la plaza, solo frente a torero, picador y banderilleros, el toro se encuentra en una total 'indefensión', por lo que el maltrato al que se le somete implica 'un punto de cobardía inaceptale'.

Mulà ha insistido en destacar el anacronismo que representa la llamada 'fiesta nacional' en la Cataluña actual: 'Las corridas no encajan en los nuevos valores de la sociedad del siglo XXI. Los animales no se pueden tratar sólo instrumentalmente'.

Frente a quienes esgrimen el argumento de 'prohibido prohibir' para rechazar la ILP, Mulà ha dicho que 'se prohíbe básicamente aquello que ya no es aceptable'.

Para poder respetar a las 'minorías' como la protaurina, ha avisado, hace falta que 'sus actos sean aceptados mayoritariamente por la sociedad' y se ha preguntado cómo se puede pedir a las nuevas generaciones que 'cuiden la naturaleza' si al mismo tiempo se sigue 'legalizando la violencia' contra los toros en las corridas.

También ha destacado que la tauromaquia en Cataluña hace tiempo que viene perdiendo fuelle, muchas de las plazas han sido derruidas hasta el punto de que sólo sigue activa la Monumental de Barcelona, aunque con un 'descenso de asistencia' que sólo sube cuando viene a torear José Tomás ante un público que en buena parte no es catalán, ha asegurado.

'En el pasado habían tenido cierta relevancia, pero hay numerosos indicios de que las corridas en Cataluña pertenecen al pasado', ha denunciado.

Mulà ha remarcado que 'la cultura no es una realidad estática', por lo que la conservación de las tradiciones sólo se justifica si éstas siguen teniendo hoy día algún sentido: 'Los toros en Cataluña tuvieron una importancia relativa. Pero negamos que en 500 años de historia no haya pasado nada. ¿Seguiremos ciegamente todas las tradiciones?'.

Tras explicar 'algo tan obvio como por qué preferimos la vida a la muerte', Mulà ha pedido a los diputados que 'escuchen a la ciudadanía' y acepten la tramitación de esta ILP, que ha recabado 180.000 firmas y que propone modificar la ley de protección de animales para que se prohíban las corridas de toros en Cataluña.