Público
Público

Antonio López da los últimos toques a la que será la gran exposición del año en el Thyssen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A pocos días de que el Museo Thyssen abra las puertas para una de las exposiciones más esperadas, Antonio López continúa modificando la distribución de las obras, cambiando títulos o dando retoques a sus pinturas, como a alguna de sus muchas "gran vías", que se podrán contemplar a partir del día 28.

Casi veinte años han pasado desde la última ocasión en que el público pudo ver reunida la obra de uno de los artistas españoles vivos más cotizados, aunque a él no le parece tanto tiempo.

"No han salido más exposiciones y eso hay que respetarlo. Yo soy un pintor de poca obra. Los pintores antiguos no hacían ninguna", comentó a Efe el artista durante un pequeño descanso del montaje de una muestra que originalmente debía haber organizado el Museo Reina Sofía, con motivo de la concesión a Antonio López del Premio Velázquez en 2006.

El manchego argumenta que entonces estaba reciente la gran retrospectiva de 1993 y que no había obra nueva suficiente para no repetirse, "no la hay casi ahora", dice. Cuando años después Guillermo Solana le propuso hacer una muestra en el Thyssen le pareció "una idea estupenda".

Solana, director artístico del museo y comisario de la exposición junto a María López, la hija del artista, ha definido la muestra como un autorretrato del artista, "Antonio López por Antonio López", afirmación con la que el creador está de acuerdo.

"Todas las exposiciones son así. No hay ninguna que sea el autor por otro. El pintor crea según sus deseos un mundo y él mismo lo representa. No toma como el cine ideas de otros. Las ideas de cada cuadro que hay aquí son mías. Eso ocurre en toda la historia de la pintura de nuestra época".

Inconformista y exigente, recuerda que la intención original era hacer una exposición corta con obra reciente, pero seguían saliendo pocas cosas. "Varias de las obras importantes en las que he trabajado durante estos años no se podían mover de sus lugares, sobre todo las grandes esculturas. Quedaba una exposición corta, pequeña para estos espacios".

Pero cuando se dieron cuenta, había más de cuarenta obras "y luego pasaban de cien. No alcanza el número de trabajos del Reina Sofía, pero casi, con especial atención al momento presente".

Uno de los ejemplos de este presente es la escultura "La mujer de Coslada", figura de cinco metros y medio, que Antonio López hizo con la modelo directamente y de la que se va a mostrar la cera de la escultura y un prototipo a tamaño natural que se situará en el vestíbulo del museo.

Se exhibirá también una reproducción de una de las cabezas de Atocha, "la niña de los ojos cerrados, que va a estar recibiendo a los visitantes en el jardín".

Las esculturas monumentales en las que Antonio López trabaja desde hace cinco o seis años han supuesto para él un nuevo camino "un regalo que la vida me ha dado hace muy poco tiempo y que no pensaba iba a ocurrir".

Pinturas, esculturas y dibujos muestran "a alguien que sigue trabajando, al que le gusta el arte y que lo considera como una sorpresa y un placer", comentó el artista.

Las obras expuestas "permiten contemplar los grandes núcleos" en los que ha trabajado a lo largo de una trayectoria que se inició a los 13 años y que continúa a los 75. En este tiempo ha habido cambios, pero sobre todo ha habido transformaciones.

"Todo lo que está escrito en el rostro, que es obra del tiempo, tiene que estar en el trabajo y por ello la exposición es un autorretrato. Las transformaciones en mí creo que han sido buenas. No siento ningún rechazo por la vida después de conocerla más y siento mucho interés y mucho placer en vivir y en seguir trabajando. Me parece un privilegio enorme".

Uno de los espacios de la exposición que sin duda despertara interés es el dedicado a las "gran vías" y en él, junto a la "Gran Vía" del año 75-80, se exhibirán siete "gran vías" que se encuentran en proceso.

"Hemos decidido mostrarlas pase lo que pase, aunque no gusten, se note que están inmaduras y sin acabar de resolver. Es una oportunidad para mucha gente a la que le interesa ver como se hace un cuadro. Eso ocurre pocas veces y es interesante, es como entrar en el estudio del artista".