Público
Público

Antonio Moral dice que el Teatro Real no puede dedicarse a entretener al público

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Real "no puede dedicarse a entretener; es un lugar de encuentro con la cultura", ha asegurado hoy Antonio Moral, director artístico hasta finales de este mes del Teatro, cuyo público, "inventado de la noche a la mañana", ha evolucionado en 13 años "muchísimo y para bien" aunque habría que "exigirle más".

"No podemos banalizar las grandes obras maestras. Al público hay que pedirle una complicidad, tiene que poner de su parte y este Teatro tiene que arriesgar", ha dicho hoy en rueda de prensa.

Moral, acompañado por el director musical, Jesús López Cobos, que también concluye su contrato ahora, ha presentado hoy en el Real "Simon Boccanegra", "una reflexión sobre lo que debe ser un coliseo público" gracias a su mezcla de "teatro de estación" y de "teatro de repertorio".

Ya saben que ese título será muy bien acogido, sobre todo las tres representaciones que encabeza Plácido Domingo, pero lamentan casos como el de "Lulú", de Alban Berg, con la que se abrió la temporada y que no fue bien acogido por el público de abono, que abandonaba sus localidades tras el descanso.

"Es para hacer un estudio sociológico. Creo que es un problema del público. Su director de escena, Christof Loy, es el más cotizado en estos momentos. En Londres, tres meses antes, no se fue nadie del teatro y tuvo un éxito increíble", relata.

El que ha sido director artístico del Teatro desde 2006, recuerda que hasta la reapertura del Real, el Teatro de la Zarzuela programaba sólo cinco títulos de ópera, y ellos, desde su inicio, ofrecieron 7, con 70 funciones -ahora 110- y 1.700 butacas en cada una.

"De la noche a la mañana hubo que inventar un público porque no había tradición operística. Es cierto que ahora en el Real hay un público reaccionario y otro más abierto, pero cuando hace trece años reabrió sus puertas, según caía el telón media platea abandonaba ya sus butacas".

"Ahora -afirma- casi nadie se levanta hasta que no han salido a saludar los cantantes. El público ha evolucionado enormemente pero ya veremos cuántos 'aguantan' 'San Francisco de Asís'", de Olivier Messiaen, un título que estrenará en la próxima temporada el nuevo intendente, Gerard Mortier.

Moral opina que en el mundo de la lírica se le ha dado demasiada importancia a la dirección de escena y que aunque él no es partidario de ver las óperas siempre de la misma forma tampoco disculpa "montajes realmente penosos", de regidores "absolutamente oportunistas", empeñados en poner "sexo gratuito" o cambiar "completamente" la ambientación para lograr la polémica.

López Cobos, "sin tener las dotes de adivinación" del pulpo Paul, admite, sí cree que "falta mucho tiempo" para que el público vaya a la ópera a escuchar la música y no a ver la puesta en escena.

"La preocupación del director de un teatro -dice- debería ser buscar el equilibrio entre la parte musical, la escénica y la vocal. Lo contrario es hacerle un flaco favor a la ópera".

Si Moral echa "la culpa" a los críticos de que "sólo se hable" de la escena y no de la música, López Cobos, que llegó al Real en 2003, confiesa que hace tres años y medio que dejó de leer críticas.