Público
Público

Antonio Valencia, un diamante de futbolista que salió de la Amazonía de Ecuador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De la región amazónica de Ecuador salió en el año 2000 Antonio Valencia, un verdadero "diamante de futbolista", según los especialistas que le han seguido por los clubes locales y foráneos y que ahora, con 23 años, abrió las puertas del Manchester United.

Antonio Valencia nació el 4 de agosto de 1985 en la ciudad de Nueva Loja, la capital de la provincia amazónica de Sucumbíos, y ha sido internacional con Ecuador en 37 ocasiones.

Debutó con el equipo nacional en un partido amistoso ante Honduras, en abril de 2004, y marcó su primer gol, en ese tipo de competiciones, el 27 de marzo de 2005, frente a Paraguay, por las eliminatorias mundialistas de Alemania 2006.

Valencia también disputó, con El Nacional, la Copa Libertadores de América en los años 2001, 2002 y 2004.

Según recuerdan quienes lo conocieron, aunque no era un gran estudiante, desde niño tuvo un comportamiento sobresaliente en el fútbol.

El ex futbolista y entrenador ecuatoriano, Pedro Pablo Perlaza, el obrero que comenzó a pulir a Valencia, asegura que desde el primer instante el Toño "demostró ser un jugador diferente".

Perlaza dijo que Antonio, en un principio, "carecía de precisión para pegarle al balón. Cada disparo suyo, generalmente pasado muy alto, por sobre el arco, pero la paciencia y dedicación que tuvo, y los consejos que recibió, le permitieron alcanzar una gran efectividad", anotó el entrenador.

Según Perlaza, el centrocampista era uno de los primeros en llegar a la polvorienta cancha de entrenamientos de su primer club, Caribe Junior, y el último en regresar a su casa.

"Tras los primeros años en Caribe Junior y en la selección del Oriente, con solo 15 años, tocó puertas en Barcelona y en Emelec, de Guayaquil, pero fue El Nacional, de Quito, el que acertó dándole la oportunidad", dijo Perlaza.

Luego de participar con las divisiones menores de El Nacional, debutó en el campeonato ecuatoriano, del año 2003, bajo la dirección técnica del yugoslavo Dragan Miranovic.

La flexibilidad física, la pureza para tratar al balón, la facilidad para pasar del juego defensivo al ataque, le permitieron al centrocampista, de 1,81 metros de altura, integrar las selecciones juveniles, y en poco tiempo fue llamado al equipo absoluto por el colombiano Luis Fernando Suárez.

"Maravilla" le dicen sus amigos a Valencia, que en el año 2005, por las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Alemania, siendo el más joven de Ecuador, se transformó en héroe, pues anotó dos golazos para el 5-2 sobre Paraguay, marcador con el que selló definitivamente su ingreso a la elite del balompié.

Las actuaciones sobresalientes y el partido memorable frente a Paraguay le abrieron las puertas del fútbol español, pues firmó contrato con el Villarreal, en el año 2005.

Sin embargo, no alcanzó a sobresalir en ese equipo y en poco tiempo fue cedido al Recreativo de Huelva, en el que tuvo destacadas actuaciones, que le valieron para, al año siguiente, vincularse al Wigan inglés.

Durante el Mundial de Alemania 2006, la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), realizó una encuesta en Internet a nivel mundial, para elegir al Mejor Jugador Joven: Valencia fue uno de los candidatos, aunque el reconocimiento final fue para el alemán Lukas Podolski.