Público
Público

El anuncio de ETA se produce tras la petición de alto el fuego de la izquierda abertzale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El anuncio de ETA de renunciar a las "acciones armadas ofensivas" se produce unos días después de conocerse un documento de la izquierda abertzale y EA en el que éstos reclamaban a ETA "un alto el fuego permanente y con verificación internacional".

La petición de la izquierda abertzale se produce tras un largo debate interno, en el que la mayoría de sus dirigentes han repetido que buscan una apuesta "sólo por las vías políticas y democráticas", es decir, renunciado a la violencia, pero hasta esta semana no habían pedido un alto el fuego a ETA.

Ya el 14 de noviembre del año pasado destacados miembros de la izquierda abertzale como Iñigo Iruin o Tasio Erkizia dieron a conocer la llamada declaración de Alsasua, un documento en el que abogaban por que se abriera un nuevo "proceso de negociación" entre el Gobierno español y ETA en un contexto de ausencia "total" de violencia.

Después, en marzo de este año, mediadores internacionales como el ex presidente sudafricano Frederick de Klerk, el arzobispo de su país Desmond Tutu o los ex primeros ministros irlandeses John Hume, Mary Robinson y Albert Reynolds reclamaron a ETA un alto el fuego permanente supervisado internacionalmente y pidieron al Gobierno español que, si la banda terrorista da ese paso, responda entablando un nuevo proceso diálogo que permita "resolver las diferencias y alcanzar una paz duradera".

La implicación de la comunidad internacional en la resolución del "conflicto vasco" siempre ha sido una aspiración de la izquierda abertzale, que defiende los llamados principios "Mitchlell" aplicados en Irlanda, es decir, la negociación y la desmilitarización.

El 20 de junio la izquierda abertzale formó una alianza con Eusko Alkartasuna, un partido democrático con largos años de permanencia en el Gobierno vasco, para trabajar de forma pacífica por la creación de un Estado vasco.

El acuerdo fue desarrollado en un documento dado a conocer esta semana por "Diario Vasco" en el que los dos partidos pedían a ETA un "un alto el fuego permanente y con verificación internacional".

Sin embargo, estos meses en los que los líderes de la izquierda abertzale decían apostar por las vías políticas las reticencias desde el resto de los partidos eran notorias.

Por una parte, porque no había una condena de la violencia, por ejemplo de los actos de "kale borroka", y por otra por la sospecha de que fuera una táctica para poder presentarse a las elecciones municipales y forales del año que viene. Ahora no puede, dada su situación de ilegalización.

Poder estar en esos comicios es fundamental para la izquierda abertzale, que en las últimas elecciones municipales logró 25 alcaldías en el País Vasco.