Público
Público

Entre anuncios e impuestos

Las televisiones públicas europeas utilizan la publicidad y el dinero de los ciudadanos para su financiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La publicidad juega un papel diferente en las televisiones públicas europeas: desde modelos como el británico, en el que los telespectadores no ven ni un solo anuncio pero pagan un canon anual, hasta el sistema francés, que pone  límites a los anuncios.

Desde el lunes, Francia ha prohibido la publicidad en las cadenas públicas durante la noche. Para sufragar las pérdidas económicas, las privadas entregarán entre el 1,5 y el 3% de su facturación publicitaria al ente público. En este mapa europeo, la televisión española se sitúa entre las que se financian con más publicidad, pese a recibir también una parte de subvención pública. El Gobierno se ha comprometido a reducir en TVE el tiempo de los anuncios.

Los canales de televisión y emisoras de radio de la BBC, el ente público estatal británico, tienen vetada la emisión de publicidad. Las pausas en la programación se rellenan con promociones e informaciones de los contenidos propios. El contribuyente es el que financia la televisión. Cada propietario de un televisor ha de pagar un canon anual, independientemente de que vea o escuche la oferta de la BBC.

La tasa actual es de unos 140 euros anuales, con incrementos en torno al 3% hasta un máximo de 151,50 euros para 2012. Por la difícil justificación de este sistema en la era de la televisión multicanal y de las redes de distribución por Internet, se están planteando fórmulas alternativas pero sin la entrada de publicidad.

En España, los anuncios son una de las principales fuentes de ingresos de la televisión pública (estatal y autonómica), junto a las subvenciones. No obstante, TVE reducirá un minuto por año el tiempo publicitario hasta 2010. A mediados de 2008 pasó de los 12 minutos por hora de programación a los que obliga la normativa europea a 11 y con la entrada del nuevo año, los anuncios se limitarán a 10. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró en noviembre que esta medida se acompañará de otros cambios “estructurales”.  

Unas dos terceras partes del coste de la televisión pública italiana se paga con un impuesto anual, que el pasado año fue de 107,50 euros. Así, cada familia que posea una televisión debe pagarlo. La otra parte se cubre con publicidad, que está más limitada que en las cadenas privadas. De todo lo que emiten en una semana las públicas en Italia, sólo un 4% puede ser publicidad, frente al 15% de las privadas.

La televisión en Alemania tiene una doble financiación: el canon por hogar (unos 50 euros por trimestre) y la publicidad. El canon es un reiterado objeto de críticas, sobre todo porque los hogares con televisor tienen que pagarlo, aunque no la vean, como, por ejemplo, los inmigrantes turcos que sólo ven canales de su país. La televisión pública alemana ingresa relativamente poco dinero por publicidad, mientras que son los canales privados los que copan ese mercado. Sólo alrededor del 7% de los ingresos de ZDF provienen de la publicidad y el 3% de ARD.

En España, la Asociación de Usuarios de la Comunicación cree que la televisión pública sin publicidad acarrea un problema de viabilidad. La Comisión Europea quiere que los contenidos comerciales se paguen con anuncios  y los de servicio público con dinero estatal.

La principal fuente de ingresos de la televisión pública en España (estatal y autonómicas) es la publicidad. En 2007, proporcionó a las cadenas públicas unos ingresos de más de mil millones de euros, lo que supone un 31% del total de la inversión estimada en televisión. El segundo sustento son las subvenciones, que ascendieron a 619 millones en 2007.

TVE adquirió 719 millones en 2007 por los anuncios y 282 millones por subvenciones, según el II Informe Económico de la Televisión Pública en España, publicado por la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas.  Las autonómicas ingresaron 325 millones por medio de la publicidad y 337 de subvenciones.