Público
Público

AOL compra 'The Huffington Post' para crear un gigante de los medios online

La operadora paga 231 millones de euros por el tercer diario online más visto del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pez grande y agonizante se come al pez chico pero lleno de vida. La operadora AOL (American On Line) pagará 231 millones de euros por la compra de The Huffington Post, uno de los diarios más relevantes en internet por influencia, número de lectores e ideología política, siempre escorada a la izquierda. Hasta 200 millones se pagarán en efectivo y el resto, en acciones de AOL. De la operación surgirá Huffington Post Media Group, a cuyos mandos se pondrá Arianna Huffington, cofundadora y actual directora de The Huffington Post. 'Va a ser una situación en la que 1+1= 11', se felicitan la propia Arianna y el presidente de AOL, Tim Armstrong.

La adquisición representa el enésimo intento de AOL, antaño gigante todopoderoso de internet, por dominar el mercado. La compañía figura con todos los honores en el libro de los grandes fiascos empresariales de este siglo: en 2000 pagó 133.000 millones de euros por Time Warner, lo que ya entonces supuso una de las mayores operaciones empresariales de la historia. Sólo nueve años después, Time Warner logró desligarse de su compradora tras una tormentosa relación.

Perseguida por la sombra de ese fracaso, AOL intenta dar ahora un nuevo impulso a su menguante negocio —el año pasado tuvo que despedir a 2.500 empleados, un tercio de su plantilla, y en el cuarto trimestre del año pasado los beneficios cayeron un 26%—, muy dañado por la competencia en el negocio del acceso a internet y en el de la publicidad online. Con The Huffington Post, AOL compra influencia, marca y 25 millones de usuarios únicos mensuales, según datos de comScore. 'AOL sobre todo compra a Arianna Huffington. AOL es un proveedor de contenidos gris y carente de cualquier atractivo, y Ariannaes justo lo contrario: carismática, conocida y seguida', apunta Pepe Cervera, periodista y profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Con su fichaje, 'además atrae al público femenino, especialmente interesante para AOL', agrega Cervera.

A juicio de Juan Varela, periodista y consultor de medios, AOL se hace con una marca reconocible y todo lo hecho por The Huffington Post en redes sociales. El medio en internet logra 'mucho dinero para sus accionistas y toda la bolsa de contenidos a bajo coste de AOL'. Y todo sin perder su identidad: 'Con la compra no va a cambiar, seguirá siendo el mismo', augura.

The Huffington Post culmina con su venta una historia de éxito. Nacido hace seis años como un blog político, hoy es uno de los diarios online más visitados del mundo y de los más citados en las redes sociales. Ya superó en usuarios únicos a medios eminentes como The Washington Post o Los Angeles Times. El objetivo a batir ahora es la gran dama gris, The New York Times.

AOL también se hace con uno de los pocos diarios online que puede presumir de ser rentable

AOL también se hace con uno de los pocos diarios online que puede presumir de ser rentable. Según la propia Arianna, The Huffington Post que emplea a más de 200 personas entró en números negros el año pasado, tras ingresar 23 millones de euros. Las previsiones para 2011 estiman alcanzar los 45 millones. Si se cumplen los objetivos, AOL habrá pagado 6,3 veces lo que facturará el diario online.

La operación creará un grupo de comunicación de 270 millones de usuarios únicos en todo el mundo. Al frente queda Arianna. 'Es como saltar de un tren de alta velocidad a un jet supersónico', explicó al hacerse pública la operación, aprobada por los consejos de ambas compañías. Igual de entusiasmado se mostró el presidente de AOL: 'Creará una compañía con alcance global que combinará contenido con experiencia social y comunitaria para los consumidores'.

La operación llega en un momento especialmente delicado para el presidente de AOL después de que, la semana pasada, se filtrara en Internet un documento de medio centenar de páginas en el que Armstrong fijaba las bases de lo que denominaba The AOL Way y cuyos objetivos debían cumplirse, como tarde, a mediados de 2011: duplicar la cantidad de contenido, multiplicar por cinco las lecturas de cada artículo, aumentar la producción de vídeos hasta pasar de representar el 30% al 70% del contenido, disminuir los costes de cada artículo y, como consecuencia, que cada pieza publicada generara más ingresos. 

La duda es si la compra contribuirá a evaporar la ideología de The Huffington Post o si, por el contrario, Arianna mantendrá desde su nuevo cargo el enfoque editorial, una de las escasas tablas de salvación para la izquierda de EEUU.

Arianna Huffington es una mujer llena de contradicciones. En realidad se llama Arianna Stassinopoulous, pero siempre se opuso a quitarse el apellido de su exmarido, que poco después de divorciarse reconoció su bisexualidad. Nació en Grecia y acabó dominando Manhattan. Fundó un blog que ahora ha terminado comprado por un gigante de internet. Flirteó con la política presentándose como independiente al puesto de gobernadora de California y, hoy, es una de las pocas esperanzas de la izquierda en EEUU. Admiradora de la soprano Maria Callas, de la que escribió una biografía, Arianna Huffington ocupa el puesto 28 en la lista Forbes de las mujeres más poderosas del planeta, uno por encima de la cantante Madonna. Paradojas de una de las personas más influyentes en internet, que es también pieza codiciada en las tertulias de televisión de EEUU. Mujer de escritura compulsiva, ha demostrado que con internet se puede ganar dinero. En su caso, mucho.