Público
Público

Apagan incendio y detienen vertido en plataforma petrolera del Mar de Timor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los servicios de extinción apagaron las llamas en dos estructuras de la petrolera pública tailandesa PTTEP en el Mar de Timor tras lograr al fin contener un derrame de crudo que se comenzó el pasado 21 de agosto.

Miles de litros de lodo inyectados desde ayer en el pozo de West Atlas consiguieron -al cuarto intento- taponar el enorme vertido que alimentaba el incendio, anunció hoy Jose Martins, portavoz de PTTEP Australasia.

"Estamos aliviados y agradecidos por haber parado el derrame y el fuego, pero aún tenemos mucho trabajo que hacer y nuestra prioridad ahora es determinar cómo taponar el pozo", indicó en un comunicado Martins.

Hace cuatro días, el fuego se originó precisamente cuando se llevaban a cabo los trabajos para detener la marea negra y todavía quedan algunos pequeños focos activo.

Las llamas alcanzaron cientos de metros de altura a dos millas náuticas de la torre de perforación y la plataforma ubicadas en los yacimiento de West Triton en el Mar de Timor, que separa a Australia de Indonesia.

Durante casi 10 semanas se han vertido al mar unos 400 barriles diarios de petróleo.

"Este desastre ha causado un daño al ecosistema marino y dejado un legado con el que vamos a tener que lidiar en el futuro", indicó la senadora australiana del Partido de los Verdes, Rachel Siewert.

La marea negra alcanzó las aguas territoriales de Indonesia y puso en peligro la biodiversidad marina y la pesca en el área protegida del Mar de Savu, donde viven varias especies amenazadas de tortugas, delfines y ballenas.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, el vertido cubre más de 10.000 kilómetros cuadrados en pleno Triángulo del Coral, una extensión de seis millones de kilómetros cuadrados entre Asia y Oceanía a la que los expertos denominan el Amazonas submarino.

Las acciones de PTTEP en la Bolsa de Bangkok se desplomaron esta semana al hacerse evidente que la empresa no podrá, por el momento, extraer los 35.000 barriles de crudo que esperaba sacar de sus pozos en el Mar de Timor.