Público
Público

La apuestas online aguantarán la recesión, asegura el sector

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las compañías europeas de apuestas en Internet deberían resistir la recesión económica y verán un aumento de alrededor del 10 por ciento de sus ingresos este año, dijo el lunes el consejero delegado de la Asociación Europea de Apuestas Remotas.

"El mercado de apuestas online está aguantando muy bien la desaceleración", declaró Clive Hawkswood en una entrevista con Reuters. "Lo más importante que tenemos a nuestro favor es que nuestros mercados siguen creciendo y nuestros mercados son muy diversos".

El mes pasado, las dos principales casas de apuestas de Reino Unido, Ladbrokes y William Hill, informaron de un aumento de sus beneficios.

Hawkswood dijo que sus miembros, entre los que están también Unibet, 888.com y Paddy Power, no son completamente inmunes a la peor crisis financiera de los últimos 80 años, y que están acometiendo ajustes.

"Las proyecciones para los próximos 12-18 meses desde luego no son las mismas, pero si se comparan con otros sectores, el sector de las apuestas online puede esperar todavía hacerlo muy bien", manifestó Hawkswood. "Yo esperaría ver un crecimiento del sector de alrededor del 10 por ciento este año".

Las casas de apuestas están consideradas como menos vulnerables a la recesión que otros minoristas debido al carácter habitual de los jugadores, pero muchos se están volviendo hacia Internet, lo que está llevando al cierre de las casas de apuestas en las calles.

"Hay una tendencia general de movimiento desde las tiendas tradicionales a los operadores online. Las apuestas online tienen menos gastos fijos y costes tanto para el operador y el consumidor", señaló.

"Por ejemplo, hice la mayor parte de mis compras navideñas en Internet porque era más barato y más conveniente. Es más barato para el jugador conectarse en casa o en la oficina que ir a la casa de apuestas local".

Hawkswood dijo que el sector debería seguir resistiendo el impacto de la recesión, incluso a medida que se extiende a la economía real.

"Apostar es una afición que no es cara y es relativamente barata. Las apuestas son pequeñas y asequibles. La gente seguirá permitiéndose un pequeño capricho incluso en los malos tiempos".