Público
Público

Árabes y musulmanes dan el beneficio de la duda a Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jonathan Wright

Árabes y musulmanes dieron el miércoles el beneficio de la duda a la oferta del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de "una nueva vía" con el mundo musulmán, pero muchos dijeron que necesitará hechos, más que palabras, para convencerlos.

Después de ocho años de Gobierno del presidente George W. Bush, que invadió dos países musulmanes y dio un fuerte apoyo a Israel, árabes y musulmanes siguieron de cerca el martes el discurso inaugural de Obama en busca de alguna señal que indicara que la política estadounidense hacia ellos va a cambiar.

Con algunas excepciones, una amplia mayoría dijo que daba la bienvenida al nuevo tono de Obama, quien prometió relaciones basadas en el interés y el respeto mutuo.

"Fue un discurso que reflejó un nuevo espíritu de diálogo, de extender la mano y trabajar juntos. Es una nueva dirección que no es desde luego la que la administración Bush ha estado buscando", dijo el ex ministro de Asuntos Exteriores egipcio Ahmed Maher.

Hilal Jashan, profesor de ciencias políticas de la Universidad Americana de Beirut, destacó la referencia de Obama a los musulmanes como una parte significativa del mosaico de Estados Unidos, una actitud poco común en el discurso político estadounidense.

"El hecho de que mencionara a los musulmanes significa mucho. Este es un gesto simbólico para el mundo musulmán de que forman parte del mundo. (Obama) Es inclusivo", sostuvo.

El Consejo Musulmán de Reino Unido dio la bienvenida a la oferta de Obama de nuevas relaciones con el mundo musulmán.

"Sus intenciones son nobles. Espero que termine la pelea entre Estados Unidos y el mundo musulmán, que ha ido a más y más en los últimos ocho años", dijo Muhammad Abdul Bari, secretario general de la organización.

Aún en Sudán, que había tenido escasas relaciones con Estados Unidos durante años debido a desacuerdos por el conflicto en Darfur, el Gobierno dijo que era positivo sobre Obama.

"Somos muy optimistas (...) Esto se basa en los antecedentes de lo que (el presidente Obama) ha estado diciendo, sobre un cambio en la política exterior, sobre retirarse de Irak", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Ali al-Sadig.

En Egipto, la opositora Hermandad Musulmana, que ha resistido la represión de un Gobierno apoyado por Estados Unidos, dijo que también veía esperanza en las palabras de Obama.

"Estaba feliz cuando lo escuché decir que la relación con el mundo árabe y musulmán debe estar basada en el respeto", dijo Essam el- Erian, titular del comité político de la Hermandad.

"Necesitamos respeto mutuo. Si esta actitud persiste, pienso que transformará las relaciones entre Estados Unidos y los árabes", agregó.

Sin embargo, muchas personas de a pie fueron más escépticos con respecto a que Obama hará coincidir su retórica con cambios reales en la política estadounidense.

Zoubeir Ben Sassi, un técnico de 40 años en Túnez, dijo: "Pensábamos que Obama sería diferente y teníamos esperanza de que su política en Oriente Próximo sería justa. Pero parece que es como sus antecesores".

"Se mantuvo en silencio sobre la masacre en Gaza (...) Cuando Israel terminó la guerra, habló sobre un nuevo comienzo con el mundo musulmán. Son sólo palabras y nada se hará en el terreno", agregó.