Público
Público

Arabia Saudí acusa a las autoridades sirias de no impedir el ataque a su embajada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Arabia Saudí ha condenado el ataque perpetrado anoche contra su embajada en Damasco y ha acusado a las fuerzas de seguridad sirias de no impedir la irrupción de manifestantes partidarios del régimen de Bachar al Asad en el edificio.

En un comunicado publicado esta madrugada en la agencia de noticias oficial SPA, un responsable de alto rango del Ministerio saudí de Exteriores se quejó de que las fuerzas de seguridad sirias no tomaran las medidas suficientes para evitar el asalto.

Los manifestantes lanzaron piedras contra la legación diplomática antes de irrumpir en el edificio y dañar su equipamiento, sin que los cuerpos de seguridad sirios lo evitaran, según el funcionario.

"El Gobierno saudí atribuye a las autoridades sirias la responsabilidad de la seguridad y de la protección de los intereses saudíes y de sus diplomáticos en Siria de acuerdo con los convenios y tratados internacionales", se indica en la nota.

Arabia Saudí retiró a su embajador de la capital siria el pasado 7 de agosto en protesta por la represión de las protestas contra el régimen de Al Asad, que comenzaron a mediados de marzo pasado.

Los manifestantes de ayer, partidarios del régimen sirio, actuaron en protesta por la decisión de la Liga Árabe de suspender la participación de Siria en este órgano.

La Liga Árabe decidió ayer, con un protagonismo relevante de la misión saudí, suspender a Siria de la organización y pedir sanciones económicas y políticas contra el régimen de Damasco, que consideró esta decisión "nula" y sometida a los intereses estadounidenses.

La organización panárabe adoptó la resolución, que era la principal demanda de la oposición al régimen de Al Asad, en una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores árabes celebrada en su sede de El Cairo.

Tras la reunión, "decenas de miles de sirios", según una información de la agencia oficial siria Sana, se concentraron en las plazas de Damasco y varias ciudades del país para expresar su enojo con la Liga Árabe y apoyar "el programa de reformas del presidente Bachar al Asad".

Miles de personas, indicó Sana, se manifestaron ante la Embajada de Catar, cuyo ministro de Exteriores encabeza la comisión de la Liga Árabe para la crisis siria, con pancartas en las que denunciaban la suspensión como un "injerencia flagrante" en los asuntos internos del país".