Público
Público

Aragón, Baleares, C-Mancha y Cantabria, objetivos preferentes del PP en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuatro comunidades autónomas se repiten con frecuencia en las listas de los objetivos preferentes del PP para las elecciones autonómicas de 2011, ya que cree seriamente en la posibilidad de arrebatárselas al PSOE y a sus aliados: Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Cantabria.

En el lado de las dificultades, según han explicado a Efe fuentes del PP, la dirección del partido tiene subrayado Asturias debido a la complejidad de encontrar al sucesor o sucesora del actual presidente, Ovidio Sánchez.

Otra de las comunidades autónomas entre interrogantes es Extremadura, y no por problemas internos, sino por las remotas opciones de que su líder, José Antonio Monago, releve al socialista Guillermo Fernández Vara.

La situación del "nuevo" PP de Navarra se enfrenta a estas mismas dificultades, aunque con la salvedad de que aquí la ambición no llega a la Presidencia, sino a un estimable primer resultado.

Y en Canarias el techo se sitúa en la reedición de un Gobierno de coalición con CC.

De acuerdo con las fuentes consultadas, los estrategas del PP en el diseño de la campaña para los comicios autonómicos respiran tranquilos cuando hablan de Comunidad Valenciana, Madrid, La Rioja, Murcia y Castilla y León, donde dan la victoria por segura.

Superado de momento el bache con el presidente valenciano, Francisco Camps, por su presunta relación con el "caso Gürtel", la dirección apuesta por él.

Respecto a Murcia, la relajación es la nota predominante una vez confirmado que Ramón Luis Valcárcel volverá a presentarse, y lo mismo se puede aducir de Castilla y León y La Rioja, donde Juan Vicente Herrera y Pedro Sanz parecen invencibles.

El caso de Esperanza Aguirre en Madrid es diferente, ya que en la dirección nacional, dicen las fuentes, son conscientes de que su candidatura es incontestable a pesar de las disputas internas con el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y la honda expansiva que éstas generan.

Pero antes de trazar planes de triunfo en las cuatro comunidades en las que el PP aspira a gobernar, la dirección nacional piensa en Cataluña, pues allí habrá elecciones en octubre.

El líder del partido, Mariano Rajoy, y su número dos, María Dolores De Cospedal, se involucrarán al máximo para conseguir que la candidata, Alicia Sánchez Camacho, amplíe su campo de influencia en el Parlament.

Descartadas las opciones de victoria, el PP quiere que ocurra algo parecido a lo que sucedió en el País Vasco: ser decisivo en la formación del nuevo Gobierno.

En el partido sus dirigentes consideran que con CiU, si se queda al borde de la mayoría absoluta, el respaldo "popular" será factible.

Las encuestas internas conceden una leve mejoría, de dos o tres escaños, si bien los estrategas del partido, apuntan las fuentes, confían en ensanchar su arco electoral algo más, aunque no mucho.

Del lado de las mejores expectativas cae, sobre todo, Castilla-La Mancha, habida cuenta de la proyección de De Cospedal y de sondeos internos halagüeños. Las fuentes del partido apuntan que ahora mismo la diferencia a favor se mueve entre los cuatro y siete puntos.

En Cantabria y en Baleares, el PP bordea la mayoría absoluta. En ambos casos, comentan las fuentes de la plana mayor, faltaría un escaño.

Si Ignacio Diego, en Cantabria, y José Ramón Bauza, en las islas, no consiguen traspasar ese umbral, difícilmente podrán gobernar, ya que el PSOE cuenta con aliados.

Algo más apuradas son las expectativas en Aragón, si bien las fuentes confían en la conexión con el PAR, en caso de que sea necesario, para alcanzar la victoria.